Mostrando entradas con la etiqueta ORACIONES A CRISTO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ORACIONES A CRISTO. Mostrar todas las entradas

miércoles, 11 de enero de 2017

SEÑOR JESÚS...


Señor Jesús...



Señor Jesús, hoy me regalas este nuevo día, te entrego cada una de mis acciones para realizarlas con firmeza y valentía, sin desfallecer  y sin mirar atrás el rostro de la desilusión. 

Que me invada la alegría en el corazón, te pido que extiendas tu mano poderosa para apartar el mal de mi camino. Quiero también suplicarte bendiciones para mi familia. Creo en tu poder misericordioso que me hace ser libre de todo lo que me ata a mis malas inclinaciones que no me permiten crecer y desarrollarme como Tú lo deseas. 

En Ti creo, sé que no hay imposibles para los que tienen fe, para los que confían de corazón en tu generosidad. Debo hacer de mi vida una oración, pues tu Palabra bien lo dice: “Si alguien está afligido, que ore. Si está alegre, que cante salmos” (Santiago 5,13) Entonces, me pongo a orar, Señor mío, porque en la oración, Tú me confortas.

¡Hoy elijo vivir y luchar por ser feliz al lado de mi Madre María; hoy vuelvo a darme la oportunidad de amar y ser amado. “El Señor es un escudo para los que se refugian en él” (Salmo 18,31).

viernes, 17 de junio de 2016

ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


Señor Jesús, aquí estoy de nuevo, comenzando este nuevo día que por tu misericordia me has permitido vivir. 

Te quiero pedir que me des la capacidad de liberarme de aquello que me ata, me ancla y no me deja crecer. 

Quiero ser libre frente a recuerdos, amores, amistades, vicios, que me están haciendo daño y que no puedo quitar de mi vida.

 Hoy quiero solicitarte tu ayuda poderosa, quiero que actúes con todo el poder que hay en Ti y me hagas libre de esas situaciones.
 Que pueda vivir para Ti, amarte y abrirme a nuevas experiencias de bendición que la vida está trayendo. No quiero, Señor mío, seguir inmóvil mientras la vida pasa y suma más días y más experiencias. 

Quiero vivir comprometido con el bien y hacer lo que Tú quieres que  haga. Te suplico que hoy pueda dar testimonio de libertad y de fortaleza, y confiar plenamente en tu amor misericordioso. Amén.

jueves, 3 de marzo de 2016

IRRADIANDO A CRISTO


IRRADIANDO A CRISTO

Oh, amado Jesús.
Ayúdame a esparcir Tu fragancia
por donde quiera que vaya. 
Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida.
Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida entera sea un resplandor de la Tuya.
Brilla a través de mi y permanece tan dentro de mi, que cada alma con que me encuentre pueda sentir Tu presencia en la mía.
¡Permite que no me vean a mi sino solamente a Jesús!

Quédate conmigo y empezaré a resplandecer como Tú, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz oh, Jesús, vendrá toda de Tí, nada de ella sera mía;
serás Tú quien resplandezca
sobre los demás a través de mi.
Brillando sobre quienes me rodean,
permíteme alabarte como mas te gusta.

Permíteme predicarte sin predicar,
no con palabras sino a través de mi ejemplo,
a través de la fuerza atractiva,
de la influencia armoniosa de todo lo que haga,
de la inefable plenitud del amor
que existe en mi corazón por Tí.

Amen.



sábado, 2 de enero de 2016

MI SEÑOR...


MI SEÑOR...



Mi Señor, Tú eres un Dios bueno, de buena voluntad que siempre tiene sus brazos abiertos y el corazón engrandecido para acoger a todos y cuantos se acerquen a Ti buscando tu paz y tu gracia con la intención de ser mejores. En este momento quiero abrirme al dulce misterio de tu encarnación, y cómo los humildes pastores que se acercaron a Ti y salieron llenos de gozo glorificando tu Santo Nombre, también yo quiero llenarme de tus maravillas y experimentar tu paz, tu santidad, tu realeza y toda tu inmensidad. 


Quiero ser testigo del milagro de tu amor y descubrir que actúas con poder en mi vida, quiero saberme protegido y amado por tu presencia, que me sostienes y cumples cada una de tus promesas en mí y en los míos. Tú gracia siempre me acompaña en mis luchas y me haces salir victorioso y lleno de júbilo. Mi Dios, mi salvador, aquí me tienes, ven y mira lo profundo de mi corazón y repara todas aquellas grietas que el dolor y el sufrimiento han dejado a su paso. Soy para Ti y quiero vivir para Ti, y para eso quiero que me des fortaleza y valentía para hacer nacer tu rostro en cada situación que viva y en cada obra que realice. Amén.

martes, 8 de diciembre de 2015

ORACIÓN DEL VIAJERO


Plegaria del viajero




Jesús mío, camino del Padre al hombre
y del hombre al Padre,
acudo a Ti en mi peregrinar
para que mi viaje se realice
en unión contigo, itinerante modelo.
Tú mismo fuiste peregrino
ya antes de nacer, en el seno de tu Madre
que fuera en busca de dónde dar a luz.
En compañía de María y José
fuiste de huída a Egipto,
fuiste presentado en el templo,
y subiste con ellos a la fiesta en Jerusalén.
Desde entonces fuiste caminando por propia iniciativa 
para evangelizar la Buena Nueva de liberación
a los pobres, marginados, enfermos y necesitados de Ti.
Cuando has querido consagrar a apóstoles y discípulos,
les invitaste no a quedarse sino a seguirte
por donde Tú irías, haciendo el bien.
Tu camino cumbre y más doloroso
llegaste a cumplir con sentido pascual
en compañía de tu Madre, Virgen del Camino,
fiel hasta el pie de tu Cruz.
Gracias, Jesús, por haber caminado
con tanto afán y tanto dolor por mí;
y bendito eres en mi caminar por Ti,
a tiempo y a destiempo,
en comodidad y en peligro,
en compañía y en soledad,
en llegadas y en salidas,
en adelantos y en retrasos,
por aire y por tierra,
cuando anuncio y cuando comparto, 
cuando gozo y cuando sufro,
cuando hablo y cuando escucho,
cuando predico y cuando celebro.
Virgen del Camino, Madre de Jesús-Camino,
acompáñame como acompañaste a Jesús
y muéstrame al fin de mi caminar
el rostro de tu Hijo, meta y camino,
para gozar con Él y en Él
del lugar del descanso eterno,
en la unión del Espíritu que solo me moverá
en la interiorización y perfección
de su plenitud de vida en el Padre.
Santo Domingo, incansable itinerante, 
infunde en mí tu espíritu de alegría y esperanza
y hazme cumplir con fidelidad creativa
tu misión actualizada en el mundo de hoy.
Y Tú, Padre Providente y Misericordioso,
bendice a los que encuentre en mi camino,
a los conocidos y a los desconocidos,
a los que me despiden y a los que me reciben
a los que se me acercan con cualquier intención
y llénalos a todos con tu Espíritu de amor.
Que Él me transforme de itinerante en camino
por el cual todos llegar a la felicidad en Ti
con Cristo, Tu Hijo, camino que une. Amén

miércoles, 23 de septiembre de 2015

ORACIÓN DE OFRECIMIENTO


Oración de ofrecimiento

Señor Jesús:
Te entrego mis manos para hacer tu trabajo.
Te entrego mis pies para seguir tu camino.
Te entrego mis ojos para ver como tú ves.
Te entrego mi lengua para hablar tus palabras.
Te entrego mi mente para que tú pienses en mí.
Te entrego mi espíritu para que tú ores en mí.

Sobre todo te entrego mi corazón para que en mí ames a tu Padre y a todos los hombres.
Te entrego todo mi ser para que crezcas tú en mí, para que seas tú, Cristo, quien viva, trabaje y ore en mí.

Amén.

martes, 22 de septiembre de 2015

SEÑOR JESÚS...



SEÑOR JESÚS...


Señor Jesús, clamo a Ti para que me regales la gracia de la perseverancia. Muchas veces me desmotivo fácilmente. En algunos momentos me entusiasmo por las cosas, pero ante la primera dificultad me desanimo, dejo de insistir, dejo de luchar y al final termino perjudicado. Por eso, en este momento te suplico me ayudes. 

Señor mío, permite que sea constante en las cosas que realice y que por nada del mundo me desanime. Te suplico que ante toda dificultad sea capaz de sobreponerme, que ante cada reto dé lo mejor de mí porque estoy contigo y porque en Ti somos más que vencedores.

 Te pido que me ilumines para tomar las decisiones correctas y no fallar en ellas. También te pido, Señor, que me hagas capaz de entender que los fracasos son experiencias que me deben motivar y no hacerme desfallecer. ¡Amén!

jueves, 3 de septiembre de 2015

SEÑOR, AYÚDAME A SER HUMILDE


Señor, ayúdame a ser humilde
Desconéctame, Señor, de las cosas de mi vida que tanto amo....quiero que tu me ayudes a vivir en la humildad.


Por: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net 




Aquí estoy, Señor, para darte ese tiempo de mi vida, que es muy poco, comparado con el tiempo que siempre tengo para trabajar, para distraerme y pasear. Es muy poco pero quiero que sea tuyo y que será el mejor de mi tiempo porque es para ti.

Dame paz, tranquilidad. Auséntame de todas mis preocupaciones, quedarme vacía de todos los problemas y dolores que llevo en mi alma, muchas veces causados por mi equivocado proceder, y entregarme de lleno a ti.

Desconéctame, Señor, de las cosas de mi vida que tanto amo.... quiero que tu me ayudes a encontrar esa "perla escondida" que es aprender a vivir en la humildad.

A veces pienso, al acercarme a ti, que es el único momento en que siento mi nada, mi pequeñez, porque cuando te dejo y me voy a mis ocupaciones me parece que piso firme, que hago bien las cosas, muchas de ellas, muy bien y casi sin darme cuenta reclamo aplausos, reclamo halagos y me olvido de ser humilde, de aceptar, aunque me duela, mis limitaciones, mis errores, mis faltas y defectos de carácter, que siempre trato de disimular para que no vean mi pequeñez y cuando llega el momento de pedir perdón... ¡cómo cuesta! Qué difícil es reconocer que nos equivocamos, qué juzgamos mal, que lastimamos y rogar que nos perdonen.

Ante ti, Señor, buscando alcanzar esa HUMILDAD, que tanta falta me hace, me atrevo a rezarte la hermosa:




ORACIÓN POR LA HUMILDAD

Señor Jesús, manso y humilde.
Desde el polvo me sube y me domina esta sed de que todos me estimen, de que todos me quieran.
Mi corazón es soberbio. Dame la gracia de la humildad,mi Señor manso y humilde de corazón.

No puedo perdonar, el rencor me quema, las críticas me lastiman, los fracasos me hunden, las rivalidades me asustan.

No se de donde me vienen estos locos deseos de imponer mi voluntad, no ceder, sentirme más que otros... Hago lo que no quiero. Ten piedad, Señor, y dame la gracia de la humildad.

Dame la gracia de perdonar de corazón, la gracia de aceptar la crítica y aceptar cuando me corrijan. Dame la gracia, poder, con tranquilidad, criticarme a mi mismo.

La gracia de mantenerme sereno en los desprecios, olvidos e indiferencias de otros. Dame la gracia de sentirme verdaderamente feliz, cuando no figuro, no resalto ante los demás, con lo que digo, con lo que hago.

Ayúdame, Señor, a pensar menos en mi y abrir espacios en mi corazón para que los puedas ocupar Tu y mis hermanos.

En fin, mi Señor Jesucristo, dame la gracia de ir adquiriendo, poco a poco un corazón manso, humilde, paciente y bueno.

Cristo Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo. Asi sea. 



(P. Ignacio Larrañaga)

miércoles, 29 de julio de 2015

ORACIÓN DEL PERDÓN


Oración del perdón


Mi amado Jesús, he venido hasta Ti en este momento porque sé que sólo Tú me puedes ayudar, quiero contarte ahora lo que hay en mi corazón. Sé que Tú me puedes llenar de bendición, por eso, te entrego todo lo que soy, toma mi vida, toma el desierto de mi vida y hazlo florecer. Tú me has dicho que no me vas a abandonar y yo confío en esa palabra, creo en ella, creo que es una promesa de amor.

Quiero pedirte perdón por mis pecados. Derrama tu sangre bendita sobre mí, perdóname, Señor mío, por todo aquello que no he hecho bien, por todo el mal que he hecho queriendo hacer el bien. No he actuado como corresponde.

Reconozco mis faltas, muchas veces, a diario, me olvido de Ti, me he olvidado de tu amor, de tu misericordia, por las veces que he transformado mi vida en algo sin norte, sin rumbo. Muchas veces he creído en muchas cosas fuera de Ti y no en tu amor sincero, por eso, Padre mío, a Ti que me amas incondicionalmente, te pido perdón por mis pecados, por conservar también rencor en mi corazón, por no perdonarme a mí mismo el daño que he causado, por las veces que he creído en maleficios, en embrujos, en esoterismos y cosas sin sentido que me han alejado de tu bondad.

Rompe Señor, con todas esas cadenas que me han atado a vivir una vida llena de dolor y sufrimiento. A veces pienso que es tan grave mi falta que no soy digno de tu perdón, por ello, te ruego, te imploro, te suplico, que siembres en mi alma, la humildad, el amor, la confianza para poder perdonarme esas heridas que me dejaron los vacíos de no tenerte y de apartarte de mí.

Te pido perdón, Jesús mío, por todas las faltas cometidas contra mis hermanos, he caído en las habladurías y he hablado mal de ellos, he actuado mal y no he sabido vivir el servicio de la generosidad, solidaridad y amabilidad con ellos, he actuado cegado por la rabia, por la ira, perdón Señor, perdón.

Perdóname por los momentos en que he querido lanzar la toalla, que no he valorado que soy hechura tuya. Perdóname cuando he gritado al mundo entero que no puedo más, que ya no puedo seguir.

Perdóname por los momentos en que no me he valorado, en que he pensado que de nada sirvo en este mundo. Quiero sentir que limpias mi corazón, que me liberas. Quiero saber que Tú estás conmigo y que toda frustración y todo deseo de miseria que habita en mí, quede destruido por el poder de tu Cruz.

Sólo Tú, Señor de la historia, me das vida en abundancia, por eso me retiro confiado de saberme perdonado, sano y liberado por tu amor.

Lléname de tu fuerza de ahora en adelante, necesito siempre de tu amor, de tu perdón, de tu alegría para vivir. Quiero sentir tu presencia, tu paz, tu gozo en cada circunstancia de mi vida. Lléname de tu poder, lléname de fortaleza y por sobre todo, envíame tu Espíritu Santo, el gran Consolador, para que guíe mis pasos y pueda caminar hacia Ti, sintiéndome perdonado y amado por Ti.

Me perdono, me perdono, me perdono por tu amor y por tu bondad, me perdono por tu Cruz y por tu Palabra que todo lo sana y todo lo renueva. Amén


Padre Pedro Guerra, S.E.

martes, 28 de abril de 2015

SEÑOR, VEN A MI PUERTA



Señor, ven a mi puerta


Ven a tocar mi puerta Jesús Divino,
antes que el sueño de la muerte venga,
y me cubra de frío y de silencio...

Cierto es, que a veces, en forma de un anciano
solo y triste llegaste hasta mi puerta,
y al verte ahí
Apoyando la mano en tu cayado;
con polvo del camino y tan cansado

¡No te abrí!
A veces eras niño con hambre y mucho frío
y ni un trocito de pan, menos de cariño
¡No tuve para ti!

Y aquella otra ocasión, un pobre enfermo
reflejaba el dolor en su semblante;
y tocando con mano vacilante,
una limosna por amor rogaba.

Esta vez al abrir, sentí de pronto,
el horror que aquel hombre me causaba,
las llagas de su cuerpo supuraban;
y al pesar que su mal me contagiara;
¡Cerré la puerta, de golpe y en su cara!

En forma de un mendigo o de un lisiado
¡Cuantas veces SEÑOR habrás tocado!
y yo me he hecho sordo a tu llamado.

Buscaste caridad donde no había,
un poco de calor y no lo hallabas;
solo hubo mezquindad y en mi osadía,
negaba todo a aquel que me lo daba.

Si al corazón contrito y humillado,
por tu inmensa bondad has perdonado,
¡Perdóname SEÑOR, ven a mi puerta!
Hay tanta soledad y esta desierta

lunes, 20 de abril de 2015

ORACIÓN PARA SERVIR


Oración para servir
Autor: Padre Ignacio Larrañaga



 
Oh Cristo, para poder servirte mejor 
dame un noble corazón. 
Un corazón fuerte 
para aspirar por los altos ideales 
y no por opciones mediocres. 

Un corazón generoso en el trabajo, 
viendo en él no una imposición 
sino una misión que me confías. 

Un corazón grande en el sufrimiento, 
siendo valiente soldado ante mi propia cruz 
y sensible cireneo para la cruz de los demás. 

Un corazón grande para con el mundo, 
siendo comprensivo con sus fragilidades 
pero inmune a sus máximas y seducciones. 

Un corazón grande con los hombres, 
leal y atento para con todos 
pero especialmente servicial y delicado 
a los pequeños y humildes. 

Un corazón nunca centrado sobre mí, 
siempre apoyado en ti, 
feliz de servir a mis hermanos, 
¡oh, mi Señor! 
todos los días de mi vida. Amén. 

domingo, 1 de marzo de 2015

ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO


ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO
(Contra desamor, pureza, debilidad, pidiendo salvación, paz)



Señor Jesús: dame a beber del torrente de tus delicias.
Tu Sangre Preciosa apagará mi sed de amor.
Tu Sangre Preciosa me lavará de toda impureza.
Tu Sangre Preciosa me fortalecerá en mi debilidad.
Tu Sangre Preciosa me asegura la vida eterna.

Señor Jesús: Bendito seas por esa Sangre que derramaste por mí.
Ahora en la Eucaristía me das tu Sangre Sagrada para que me embriague de gozo celestial.
Al querer apagar mi sed, no anhelo otra bebida que esta bebida divina que Tú me das.
Ella saciará mis ansias de amor, y solo en ella encontraré la salvación que anhelo.

Virgen María, que viste fluir del Cuerpo de Jesús, la Sangre bendita con la cual Jesús, tu Hijo, nos compró para Dios. Esa misma Sangre fue lo que Jesús ofreció por Ti a Dios Padre para que fueras Inmaculada y la llena de Gracia desde el principio de tu ser. Haz que sea como Tú, Madre querida, que responda al precio subido que Jesús pagó por mí. Haz que con la Sangre de tu Hijo yo consiga paz y tranquilidad. Amén


PADRENUESTRO 
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén


AVEMARÍA
Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


GLORIA
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén



Tomada de “La Sangre de Cristo” P. Pedro García.

domingo, 7 de diciembre de 2014

ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO - SAN AMBROSIO


ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
San Ambrosio


¡Oh mi piadoso Señor Jesucristo! Yo pecador, sin presumir de mis méritos, sino confiando en tu bondad y misericordia, temo y vacilo al acercarme a la mesa de tu dulcísimo convite, pues tengo el cuerpo y el alma manchados por muchos pecados, y no he guardado con prudencia mis pensamientos y mi lengua. 

Por eso, oh Dios bondadoso, oh tremenda Majestad, yo, que soy un miserable lleno de angustias, acudo a ti, fuente de misericordia; a ti voy para que me sanes, bajo tu protección me pongo, y confío tener como salvador a quien no me atrevería a mirar como juez. A ti, Señor, muestro mis heridas y presento mis flaquezas. 

Sé que mis pecados son muchos y grandes, y me causan temor, mas espero en tu infinita misericordia. Oh Señor Jesucristo, Rey eterno, Dios y hombre, clavado en la cruz por los hombres: mírame con tus ojos misericordiosos, oye a quien en ti espera; Tú que eres fuente inagotable de perdón, ten piedad de mis miserias y pecados.

 Salve, víctima de salvación inmolada por mí y por todos los hombres en el patíbulo de la cruz. Salve, noble y preciosa sangre, que sales de las llagas de mi Señor Jesucristo crucificado y lavas los pecados de todo el mundo. Acuérdate, Señor, de esta criatura tuya, redimida por tu sangre. Me arrepiento de haber pecado y deseo enmendar mis errores. Aleja de mí, Padre clementísimo, todas mis iniquidades y pecados, para que, limpio de alma y cuerpo, sea digno de saborear al Santo de los santos.

 Concédeme que esta santa comunión de tu cuerpo y de tu sangre, que indigno me atrevo a recibir, sea el perdón de mis pecados, la perfecta purificación de mis delitos, aleje mis malos pensamientos y regenere mis buenos afectos; conceda eficacia salvadora a las obras que a ti te agradan; y, finalmente, sea la firmísima defensa de mi cuerpo y de mi alma contra las asechanzas de mis enemigos. Amén.

lunes, 17 de noviembre de 2014

ORACIÓN PARA IRRADIAR A CRISTO


ORACIÓN PARA IRRADIAR A CRISTO


Amado Señor,

Ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya.

Inunda mi alma de espíritu y vida.

Penetra y posee todo mi ser hasta tal punto que toda mi vida solo sea una emanación de la tuya.

Brilla a través de mí, y mora en mi de tal manera que todas las almas que entren en contacto conmigo puedan sentir tu presencia en mi alma.

Haz que me miren y ya no me vean a mí sino solamente a ti, oh Señor.

Quédate conmigo y entonces comenzaré a brillar como brillas Tú; a brillar para servir de luz a los demás a través de mí.

La luz, oh Señor, irradiará toda de Ti; no de mí; serás Tu, quien ilumine a los demás a través de mí.

Permíteme pues alabarte de la manera que más te gusta, brillando para quienes me rodean.

Haz que predique sin predicar, no con palabras sino con mi ejemplo, por la fuerza contagiosa, por la influencia de lo que hago, por la evidente plenitud del amor que te tiene mi corazón. Amén.


jueves, 18 de septiembre de 2014

JESUCRISTO !AYÚDAME!


Jesucristo ¡ayúdame!

En cada necesidad déjame acercarme a ti con humildad diciendo: Jesucristo ¡ayúdame!

En todas mis dudas, perturbaciones y tentaciones: Jesucristo ¡ayúdame!

En mis horas de soledad, cansancio y pruebas: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando mis planes y esperanzas fracasen; en los disgustos, problemas y pesadumbres: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando otros me fallen y solamente tu gracia me auxilie: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando acuda a ti en busca de tu amor como Padre y Salvador: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando mi corazón se sienta derrumbado por el fracaso y al ver que mis esfuerzos son inútiles: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando me sienta desesperado y mi cruz se haga mas pesada: Jesucristo ¡ayúdame!

Cuando me sienta solo y enfermo y mi cabeza y manos ya no funcionen: Jesucristo ¡ayúdame!

Siempre, siempre, a pesar de mis debilidades: Jesucristo ¡ayúdame!
y nunca me abandones, Jesús mío. Amén.

domingo, 14 de septiembre de 2014

ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO


ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO

(Contra desamor, pureza, debilidad, pidiendo salvación, paz)

Señor Jesús: dame a beber del torrente de tus delicias.
Tu Sangre Preciosa apagará mi sed de amor.
Tu Sangre Preciosa me lavará de toda impureza.
Tu Sangre Preciosa me fortalecerá en mi debilidad.
Tu Sangre Preciosa me asegura la vida eterna.

Señor Jesús: Bendito seas por esa Sangre que derramaste por mí.

Ahora en la Eucaristía me das tu Sangre Sagrada para que me embriague de gozo celestial.

Al querer apagar mi sed, no anhelo otra bebida que esta bebida divina que Tú me das.

Ella saciará mis ansias de amor, y solo en ella encontraré la salvación que anhelo.

Virgen María, que viste fluir del Cuerpo de Jesús, la Sangre bendita con la cual Jesús, tu Hijo, nos compró para Dios. Esa misma Sangre fue lo que Jesús ofreció por Ti a Dios Padre para que fueras Inmaculada y la llena de Gracia desde el principio de tu ser. Haz que sea como Tú, Madre querida, que responda al precio subido que Jesús pagó por mí. Haz que con la Sangre de tu Hijo yo consiga paz y tranquilidad. Amén


PADRENUESTRO 
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

domingo, 10 de agosto de 2014

SEÑOR JESÚS, ENSÉÑAME LOS CAMINOS DE SABIDURIA



SEÑOR JESÚS, 
ENSÉÑAME LOS CAMINOS DE SABIDURÍA


Señor Jesús,
enséñame los caminos de tu sabiduría…
Señor enséñame tus caminos
Señor enséñame tus caminos sencillos y vulgares
Señor enséñame tus caminos de lo pequeño,
de lo simple, de lo normal.
Señor enséñame tus caminos de la humildad,
de la inapariencia, de lo escondido.
Señor enséñame tus caminos de la monotonía, de la rutina de cada día,
de la naturalidad de la vida.
Señor enséñame tus caminos de lo grande en lo pequeño,
del misterio de lo simple, de lo extraordinario en lo ordinario.
Señor enséñame tus caminos de la vida ordinaria, del amor y de la entrega a los demás.
Señor enséñame tus caminos del silencio y de la paz,
del hogar y del amor, de la luz y la verdad.
Señor enséñame los caminos de tu sabiduría.
Señor enséñame a recorrer tus caminos con pisadas de pobre.
Señor enséñame tus caminos.

lunes, 23 de junio de 2014

ORACIÓN A JESÚS BUEN PASTOR


Oración a Jesús Buen Pastor.


Jesús, Buen Pastor,
queremos seguir tus pasos.
Danos tu Espíritu,
para aprender a vivir en la misericordia.
Ayúdanos a descubrir la gratuidad de tu amor,
entrega generosa, don de vida que se regala.
Queremos compartir tu sueño
de construir un mundo justo,
donde exista igualdad
y una fraternidad real,
donde haya pan para todos
y la libertad sea una luz
que ilumine a todas las personas.
Danos tu Espíritu, Jesús, Buen Pastor,
para perseverar
en nuestra búsqueda,
para seguir en camino,
para animarnos a la esperanza activa
de hacer un Reino de paz
y de bondad para todos.
Jesús, Buen Pastor,
que pasaste haciendo el bien,
viviendo la misericordia
en la atención a los enfermos,
en la búsqueda de los marginados,
en la denuncia de las injusticias,
en la apertura al Dios de la vida,
en la enseñanza paciente de los discípulos,
en el anuncio del Reino para todos.
Danos tu Espíritu, Jesús,
para seguirte,
para imitar tu entrega,
para hacer el bien en nuestros días,
en el camino de cada uno,
para vivir en la bondad,
caminando hacia tu Reino. Amén


Obtenido en: Grupo de Oración Santo Cura de Ars

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...