Mostrando entradas con la etiqueta PARÁBOLAS PARA MEDITAR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PARÁBOLAS PARA MEDITAR. Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de junio de 2016

TUYA ES LA DECISIÓN


TUYA ES LA DECISIÓN


Tuya es la decisión. Tú tomas el pincel, seleccionas los colores, pintas tu paraíso y vives en él. O pintas el infierno si lo prefieres, pero no me eches a mí la culpa de ello. Sólo tú eres responsable.


La vida no es un fenómeno aislado sino una parte de la experiencia general, que constantemente ejerce o recibe la influencia de cada nuevo momento.


¿No te gusta la situación actual? ¡Cámbiala! Sé alguien distinto. Haz lo tuyo, y aprende de la experiencia.


* Leo Buscaglia

jueves, 14 de abril de 2016

LA CEBOLLA


LA CEBOLLA





“Había una vez una vieja muy mala y murió. La mujer no había realizado en su vida ni una sola acción buena y la echaron en el lago de fuego. Pero el ángel de la guarda que estaba allí pensó: 

- “¿Qué buena acción podría recordar para decírselo a Dios?” Entonces recordó algo y se lo manifestó:
- Una vez arrancó de su huertecillo una cebolla y se la dio a un pobre.

Y Dios le respondió complacido: “Toma tú mismo esa cebolla y échasela al lago de forma que pueda agarrarse a ella. Si puedes lograr sacarla del fuego, irá al purgatorio y luego al paraíso, pero si la cebolla se rompe tendrá que quedarse donde está”.

El ángel corrió hasta donde estaba la mujer y le alargó la cebolla: 

- “Toma, mujer, agárrate fuerte, vamos a ver si te puedo sacar”.

Y comenzó a tirar con cuidado. Cuando ya casi la había sacado del todo, los demás pecadores que estaban en el lago de fuego se dieron cuenta y empezaron todos a agarrarse a ella para poder también salir de allí. Pero la mujer era mala, muy mala, y les daba patadas diciendo: 

- “Me van a sacar sólo a mí, no a vosotros: es mi cebolla, no la vuestra”.

Pero apenas había pronunciado estas palabras, cuando la cebolla se rompió en dos y la mujer volvió a caer en el lago de fuego. Allí arde hasta el día de hoy. El ángel se echó a llorar y se fue”. «No estamos destinados a salvarnos solos»

lunes, 4 de abril de 2016

SI NO VIVES, SI NO VIVES


Si no vives
SI NO VIVES



el coraje de sufrir lo inevitable,
la humildad de equivocarse en el camino,
la audacia de arriesgarte,
la valentía de saber perder,
la libertad de dejar que te desaprueben,
la sencillez de no hincharte con los aplausos,
la paciencia de perdonarte,
la constancia de comenzar cada día,
la intrepidez de esperar pese a todo,
la alegría de amar y ser amado.

es posible que DURES muchos años,
pero morirás sin haber conocido
la dicha de VIVIR INTENSAMENTE.



René J. Trossero

jueves, 24 de marzo de 2016

LUZ PARA EL CAMINO


Luz para el camino



La noche del 5 de abril de 1754 moría Catalina Thomas.
En el cuarto había tal oscuridad que alguien suplicó: Por favor, ¿quién trae una vela? La moribunda 
aclaró: “Traigan alguna luz para ustedes; para mí el sol está brillando como nunca”.

viernes, 30 de octubre de 2015

LA PARÁBOLA DEL TIEMPO


La parábola del tiempo 

 

Un Experto Asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. 
Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

- ¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó:

- ¿Está lleno?.

Todo el mundo lo miró y asintió. 
Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes.
El experto sonrió con ironía y repitió:

- ¿Está lleno?.

Esta vez los oyentes dudaron:

- Tal vez no.

- ¡Bien!.

Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.

- ¿Está lleno? preguntó de nuevo.

- ¡No!, exclamaron los asistentes.

- Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba.

- Bueno, ¿qué hemos demostrado?, preguntó.

Un alumno respondió:

- Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

- ¡No!,concluyó el experto: 

- Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.



¿CUALES SON LAS GRANDES PIEDRAS EN TU VIDA?. 
¡TUS HIJOS, TUS AMIGOS, TUS SUEÑOS, TU SALUD, LA PERSONA AMADA!. 
RECUERDA, PONLAS PRIMERO. 

- El resto encontrará su lugar

lunes, 18 de mayo de 2015

¿ME PERDONA?


¿Me perdona?




En la noche de Navidad del año 1929, la señora Asunta, mamá de Santa María de Goretti, que estaba de  sirvienta en una casa cural, sintió que tocaban a la puerta. Salió a abrir, y era Alejandro, quien 
había asesinado a su hija.

–– “Señora, ¿me conoce?” –y bajó los ojos.
–– “Sí, Alejandro, lo recuerdo muy bien”.

–– “¿Me perdona?” –suplicó el pobre hombre, que llevaba en su rostro las huellas de 27 años  sufriendo en la cárcel.

–– “Sí, Alejandro. Dios lo ha perdonado. Mi hija también lo perdonó. ¿Cómo no lo voy a perdonar  yo?”.

martes, 24 de marzo de 2015

EL ÁGUILA Y LA SERPIENTE


El águila y la serpiente
Autor: Padre Rafael García-Herreros



En el interior de cada persona se libra una gran batalla. Por un lado 
encuentra el águila que asciende. Todo lo que el águila representa es bondad y belleza. Esta se eleva muy por encima de las nubes y, aun cuando cae en picada hacia los valles, construye su nido en los riscos verticales de las montañas.

Este águila se alimenta de esfuerzo y entrega, forma también parte de su
menú el sacrificio y las luchas. Está acostumbrado a soportar privaciones y lleva con hidalguía las pruebas. Nunca se derrota y está siempre dispuesta a volver a empezar.

Al otro lado de nuestro interior se encuentra la escurridiza serpiente, la
víbora de cascabel. Este taimado y engañoso reptil representa los peores
aspectos de una persona: su lado oscuro. La serpiente se alimenta de los
fracasos y caídas de la persona. La depresión es otro de sus bocados  y se justifica a sí misma por su presencia en la masa escurridiza. Por eso nos enseña a huir y a nunca enfrentarnos a nosotros mismos. Tiene la facilidad de arrástranos a los vicios y suscitar en nosotros nuestros más bajos instintos...

La gran pregunta es ¿Cuál de las dos ganará la batalla por nuestra vida?

La respuesta es mas sencilla de lo que nos imaginamos:

¡ganará a la que más alimentemos!!

¿A cuál estás alimentando más mi querido hermano?

--------------

Si en tu vida toma control el fracaso y la mediocridad que te llevan a
eludir constantemente tus responsabilidades... ¿no será que dejaste que la serpiente se enseñoreara en tu vida?.

Dios no creó para el fracaso, sino para la libertad, y aunque digamos que
ésta nos ha traído muchos sinsabores, también es cierto que nos ha regalado experiencias maravillosas y felices junto a nuestros seres queridos.

¡¡Deja de alimentar a la serpiente y de quejarte de tu propia suerte!!

¡¡Si te caíste, sigue el ejemplo del águila y  vuélvete a levantar!!

"Porque nunca nos ha enviado el Señor
una prueba que no podamos soportar
sino que juntamente con la prueba
nos dará la salida para que podamos resistir"
San Pablo: I Cor. 10,13

martes, 14 de octubre de 2014

LA PARÁBOLA DEL LÁPIZ


La Parábola del lápiz



Un hacedor de lápices tomó un lápiz justo antes de meterlo en su caja, y le dio unos consejos. -Le dijo:

"Hay 5 cosas que debes saber antes que seas envíado al mundo. Siempre recuérdalas y serás el mejor lápiz del mundo."

Las 5 cosas son las siguientes:

1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de alguien más.

2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones en que te saquen punta, pero será necesario para que seas cada vez un mejor lápiz.

3- Tendrás errores, pero tendrás un borrador para corregirlos todos.

4- La parte más importante de ti es la que llevas dentro, y ......

5- En cualquier superficie que seas usado, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar escribiendo-.

El lápiz entró en su caja prometiendo recordar estas 5 cosas y con un propósito en su corazón de ser útil.

Ahora podríamos ponernos nosotros en el lugar del lápiz y recordar estas 5 cosas para ser, cada día, una mejor persona.

1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de Dios.

2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones de las luchas y tribulaciones, pero será necesario para que seas más fuerte y valiente cada vez.

3- Tendrás errores, pero tendrás humildad para corregirlos todos y crecer por medio de ellos.

4- La parte más importante de ti es la que llevas dentro del corazón, y ...

5- En cualquier superficie que camines, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar sirviendo a Dios en cada momento.

Servir a Dios es uno de los privilegios más hermoso que tiene el creyente.

sábado, 6 de septiembre de 2014

PACIENCIA HERMANO...


Paciencia, hermano...


Un pastor apacentaba su rebaño en el campo cuando un forastero se acercó y le hizo  varias preguntas sobre sus ovejas, cuánto comían, cuánto caminaban, cuánta leche daban.

 A todas  respondía el pastor:¿se refiere usted a las blancas o las negras? Siendo la misma respuesta para ambas, le preguntó enojado el forastero: 

¿Hay alguna diferencia entre las blancas y las negras o no?

Claro que sí, contestó el pastor. Las blancas son mías. ¿Y las negras?, preguntó de nuevo el  forastero. El pastor contestó: “Las negras también son mías”. 

ORAR POR LOS HIJOS



Orar por los hijos...

      Su joven hijo Agustín se extravió cediendo al vicio y cayendo en la herejía. Tras mucho orar y mucho llorar, Mónica logró al fin su conversión. Ya San Ambrosio, su director espiritual, había tratado de consolarla muchas veces diciéndole: “No es posible que perezca un hijo de tantas oraciones y lágrimas”.

viernes, 30 de mayo de 2014

LA SOMBRA DEL ASNO



La sombra del asno


Demóstenes echaba en cara los errores a los atenienses. Un día, que les estaba hablando en una  plaza pública, recibió un abucheo fenomenal. “¡Sólo dos palabras para contaros la historia de 
un asno”, gritó. Y la multitud le dejó hablar.

“Había una vez, prosiguió Demóstenes, un viajante que alquiló un asno para  ir de Atenas a Megara y el dueño del asno le acompañó en el viaje. A mediodía buscaron la sombra  de un árbol para sentarse a comer y como no había ninguno, el dueño del animal se sentó a la sombra  del asno.

-Te he alquilado el asno, pero no su sombra de modo que el asno sigue perteneciéndome –  explicó el propietario.

-De ninguna manera. Me has alquilado el burro entero con todas sus circunstancias, replicó el  viajante”.

Al llegar a este punto, Demóstenes se calló. Los asistentes gritaron : “¿Y qué ocurrió  después?” Y el orador preguntó: “¿Os interesa más oír hablar de la sombra de un asno que de 
vuestros propios intereses?

PARÁBOLA DE LA VERDAD Y LA LIBERTAD



Parábola de la verdad y la libertad
Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

Los corazones de los discípulos se encendían de santo orgullo. Veían que los judíos convertidos ante las palabras del Maestro, se acercaban a él  entusiasmados y sin vergüenza de ser vistos por sus compinches.

El Maestro les decía: Manteneos fieles a mi palabra, seréis mis discípulos, entenderéis la verdad y la verdad os hará libres.

            Maestro, ¿cómo puede ser eso? Sabe que somos linaje de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie.

Esta es la cuestión. Antes de verse implicados en la novedad que el Maestro traía consigo, querían saberlo todo a la perfección.

-    Sí, amigos. No le deis más vueltas a la cabeza. La verdad es la que traigo de parte de mi Padre celestial. Yo no hablo por cuenta propia. Transmito sus palabras. Las mismas que creyó Abrahán.

-     ¿Las mismas? Sí, acudid a la Escritura. Toda ella  se refiere a mi venida al mundo. Yo soy el Mesías. Lo tenéis delante. Es la verdad. Todo el que cree en mi, es un ser libre.¿ Qué?  ¿Le tenéis miedo a los otros judíos santones e hipócritas?

-    Y los dejó pensativos.

Hoy, Maestro, hay gente que piensa que seguirte a ti es perder  la libertad. Y es todo lo contrario. Tu seguimiento supone estar en la verdad y ésta lleva aneja la libertad, que es respuesta al bien y a la novedad de vida que nos propones. 

¿ Sigues al Maestro con libertad?

ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre, ¡cuánto cuesta meter en la cabeza y  en el corazón de esta gente que yo soy tu enviado, el que todos esperan. Pero, ¡ qué pena!, creían que ibas a enviarme como un guerrillero o caudillo para que acabase con todos sus enemigos. Y, al verme tan normal, no me creen. Pero, gracias, Padre porque no me desanimo nunca.


domingo, 16 de marzo de 2014

PARÁBOLA DEL DIVORCIO




Parábola del divorcio
Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Caminaba el Maestro por nuestras calles solitarias. Era de noche. Los discípulos oyeron ruidos al amanecer. Una pareja iba discutiendo hacia el tribunal que tiene  a su cargo los divorcios.

Los divorciados se le acercaron al Maestro y le preguntaron:

-¿ Podemos divorciarnos? Ya no nos aguantamos más. Nos odiamos. No hacemos ni el amor.

El Maestro: ¿ qué amor vais a hacer si os odiáis? Habéis vivido sin perdonaros nunca. Sois policías que investigáis la falta del otro para echársela en cara. ¿No se os ocurre  recurrir al tribunal del amor que siempre perdona?

La gente ha tomado el matrimonio como un simple contrato de dos seres que se juntan para vivir una experiencia de X tiempo. Si les va mal, se divorcian. Hoy se juega con todo: hasta con el amor. Bueno, amor no, sexo sí.

Divorciaos, si queréis. Gastaros el dinero en los tribunales.¡ Con lo fácil que es amarse para siempre! Así lo dije desde el  principio: lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.

Un discípulo, extrañado por el odio del matrimonio, le preguntó al Maestro: ¿ No es mejor no casarse?

-         No, amigo discípulo. Hay gente que no puede pasar sin el sexo. Y por eso fallan muchos matrimonios. Se aman por el sexo. Y éste, falto de amor, termina siempre en una ruptura.  A quienes el Maestro les dé el don de la castidad, sí podrán vivir sin el sexo. ¿Entendido? Pero es un don.

¿ Qué piensas “ cristianamente” del divorcio?



ORACIÓN DEL DISCÍPULO: El amor a nuestro Maestro nos ha llevado incluso a dejar a nuestras mujeres. Nos extraña que el Maestro diga que con el amor verdadero, el perdón es muy fácil. Conclusión: si hay divorcios es porque no se ama en serio. Lo mismo que en tiempos de Moisés-  por el carácter inflexible de muchos – permitió  el repudio de la mujer, hoy, las autoridades y parlamentos lo permiten por el bien de la pareja fracasada en el arte de amar. Lo siento por los hijos. Por tanto, me doy cuenta de que el divorciado no es un abanderado del amor sino un total fracasado. ¡ Que no chuleen!

PRECES

Por los matrimonios: para que aprendan a amarse y perdonarse, roguemos al Señor. Señor, acéptame: Padrenuestro.

AL GUSTO DE DIOS



Al gusto de Dios


Una enferma llevaba cuarenta años en la cama. Ella llama a la enfermedad “don de Dios”, “delicia” y 
“tesoro”. Cuando el sacerdote visitante le dice que debe ser duro ejercitarse tanto en la paciencia, 
responde: “Es dulce, es suave, lo da el Amado”.
No le pide nunca a Dios que le quite los dolores. Su norma es “al gusto de Dios, no al propio”. Se 
siente como un riachuelo oculto por el matorral, que puede fecundar la tierra.


LA CRUZ MEDIDA



La cruz medida


“Señor”, le decía: “Yo sé que cargar una cruz es parte de la vida de un cristiano pero, la que yo tengo, es demasiado pesada. Si yo pudiera escoger la mía, estoy seguro que escogería una más aparente que la que llevo en la actualidad”.

            Finalmente, el hombre escogió una, la puso sobre sus hombros y dio unos cuantos pasos. “Señor”, le dijo, “esta es la cruz aparente para mí. Ves, no es muy pesada, tiene el tamaño apropiado, ha sido convenientemente preparada y no tiene nudos que me lastimen los hombros. Me gustaría tener esta cruz porque siento que es la más apropiada para mí”.

            El Señor sonrió y le respondió: “Me alegro que hayas encontrado una que te satisfaga plenamente, esa es la cruz que tú trajiste”.

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA CIUDAD BENDITA


La ciudad bendita 

Era yo muy joven cuando me dijeron que en cierta ciudad todos sus habitantes vivían con apego a las Escrituras.
Y me dije: "Buscaré esa ciudad y la santidad que en ella se encuentra".

Y aquella ciudad quedaba muy lejos de mi patria. 

Reuní gran cantidad de provisiones para el viaje, y emprendí el camino. Tras cuarenta días de andar divisé a lo lejos la ciudad, y al día siguiente entré en ella. Pero, ¡oh sorpresa! vi que todos los habitantes de esa ciudad sólo tenían un ojo y una mano.

Me asombró mucho aquello, y me dije:

"¿Por qué tendrán los habitantes de esta santa ciudad sólo un ojo, y sólo una mano?"

Luego, vi que también ellos se asombraban, pues les maravillaba que yo tuviera dos manos y dos ojos.

Y como hablaban entre sí y comentaban mi aspecto, les pregunté:

-¿Es esta la Ciudad Bendita, en la que todos viven con apego a las Escrituras?

-Sí, esta es la Ciudad, Bendita -me contestaron.

Y añadí-; ¿Qué desgracia os ha ocurrido, y qué sucedió a vuestros ojos derechos y a vuestras manos derechas?

Toda la gente parecía conmovida.

-Ven; y observa por ti mismo -me dijeron.

Me llevaron al templo, que estaba en el corazón de la ciudad. Y en el templo vi una gran cantidad de manos y ojos, todos secos.

-¡Dios mío! -pregunté-, ¿qué inhumano conquistador ha cometido esta crueldad con vosotros?

Y hubo un murmullo entre los habitantes. Uno de los más ancianos dio un paso al frente, y me dijo:

-Esto lo hicimos nosotros mismos: 

Dios nos ha convertido en conquistadores del mal que había en nosotros. Y me condujo hasta un altar enorme; todos nos siguieron. Y aquel anciano me mostró una inscripción grabada encima del altar.
Leí: "Si tu ojo derecho peca, arráncalo y apártalo de ti; porque es preferible que uno de tus miembros perezca, a que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha peca, córtatela y apártala de ti, porque es preferible que uno de tus miembros perezca, a que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno".

Entonces comprendí:

Y me volví hacia el pueblo congregado, y grité:

"¿No hay entre vosotros ningún hombre, ninguna mujer con dos ojos y dos manos?"

Me contestaron:

"No; nadie; sólo quienes son aún demasiado jóvenes para leer las Escrituras y comprender su mandamiento".

Y al salir del templo inmediatamente abandoné aquella Ciudad Bendita, pues no era yo demasiado joven, y sí sabía leer las Escrituras.

UN CIEGO CON LUZ


Un ciego con luz 

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.

Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo.

Entonces, le dice: -¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano?
¡Si tú no ves!
Entonces, el ciego le responde: - Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria.

Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi... No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno mismo y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

jueves, 29 de agosto de 2013

LA MESA


LA MESA


Había una vez un matrimonio joven. El 38 años, su mujer de 36 y un pequeño de 6 años. Vivía también en la casa una anciana de 80 años, madre del padre de familia.

Todo transcurría con normalidad salvo a la hora del almuerzo y cena, en donde la anciana sin querer tropezaba las cosas, tirando a veces las copas servidas o ensuciando el mantel.

Después de un tiempo, ella le pidió a su marido que comprara una mesa para poner a su madre separada de donde ellos comían.Y así fué. A partir del siguiente día la "abuela" empezó a comer sola sin molestarlos a ellos.

Pasó algún tiempo, hasta que un día el hijo de la anciana se preparaba para almorzar cuando notó que su propio hijo tenía en el piso del comedor un par de maderas, clavos sueltos y martillo.

Se acerco a él y le preguntó:
"¿qué es lo que estas haciendo con esas cosas, hijo?".

Y el niño le respondió:
"estoy haciendo una mesa para cuando tú y mamá sean grandes como la abuela".

miércoles, 28 de agosto de 2013

LA BELLEZA DE UNA JOYA


La belleza de una joya

Las joyas, en sí mismas, no tienen valor a menos que sean traídas a la luz. Colocadas en ciertas posiciones, reflejarán la belleza del sol. De otra forma, en ellas no hay belleza alguna. El diamante que es llevado a la oscura galería o a la profunda mina subterránea no muestra ninguna belleza. ¿Qué es ella sino un pedazo de carbón, un poco de carbono común, a menos que ella se convierta en un medio para reflejar la luz? Así sucede también con las otras piedras preciosas. Sus variados tonos no son nada sin la luz. Cuantos más lados tengan, reflejan más luz y exhiben más belleza. Si cogemos un diamante en bruto, veremos que no hay brillo en él. En su estado natural él no refleja luz alguna.

Así somos nosotros en un estado natural, de ninguna utilidad, hasta que Dios comienza a brillar sobre nosotros. La luz que existe en un diamante no es su propia posesión: es la belleza del sol. ¿Qué belleza existe en un hijo de Dios? Solamente la belleza de Jesús. Nosotros somos su pueblo especial, escogido para manifestar las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. Que podamos reflejar, hoy, Su luz y Su amor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...