Mostrando entradas con la etiqueta NAVIDAD - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NAVIDAD - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas

jueves, 28 de diciembre de 2017

ENTRE NAVIDAD Y AÑO NUEVO


Entre Navidad y Año Nuevo




¡Todavía no se quita el árbol! Se trata de una semana para mantener el espíritu vivo. ¿Qué tienes planeado entre Navidad y Año Nuevo?

A continuación recomendamos cinco cosas para hacer esta semana.

1. Desarrolla una tradición después de Navidad
Los días después de Navidad piden tiempo de reposo, pero también podemos conseguir que sea un poco más especial. En países como Inglaterra, Canadá, Australia y Ghana, el día después de Navidad se celebra el Boxing Day. A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con golpear a alguien si no te ha gustado su regalo.

Existen numerosas historias que explican esta tradición, una de ellas se remonta a cuando los miembros más ricos de la sociedad británica regalaban “cajas de Navidad” con regalos y dinero a los sirvientes y comerciantes como recompensa por sus servicios. Según otra historia, tiene su origen en la práctica por parte de las iglesias de recaudar después de Navidad dinero en cajas para repartirlo entre los más pobres.

En cualquier caso, estos días puede ser una celebración en sí mismos: visita a familiares o vecinos, haz una comida especial, canta villancicos alrededor del piano, planifica una noche de juegos o películas… lo que tú quieras. Incluso si no quieres llamarlo Boxing Day, haz que el día después de Navidad sea una festividad por sí sola.

2. Piensa en los propósitos de Año Nuevo
Esta es una semana para pensar en los propósitos para el nuevo año. Si piensas que es una tontería porque nunca te han funcionado en el pasado, intenta hacer algo nuevo este año: elige solo una cosa que deseas alcanzar o mejorar en 2018, o elige un tema, una cita o un pasaje de las Sagradas Escrituras para guiar tus objetivos. Hagas lo que hagas, haz que el nuevo año sea una oportunidad para empezar de nuevo.

3. Escribe cartas de agradecimiento (o, lo que es lo mismo, envía postales de Navidad)
Esta semana suele ser más tranquila que el resto, por lo que es un buen momento para sentarse a escribir algunas cartas de agradecimiento por aquellos regalos tan especiales que has recibido, y para que tus hijos hagan lo mismo.

Puede hacerlo de forma sencilla comprando tarjetas o creando tú mismo algunas sencillas. No hay nada mejor que una nota de agradecimiento escrita a mano que da las gracias por un regalo y desea al receptor un feliz Año Nuevo.

4. Planifica algo especial para Año Nuevo
La mayoría de personas hacen planes para Nochevieja y consideran que Año Nuevo es un día para recuperarse. Pero este día se merece su propio lugar en la mesa.

En el calendario cristiano es un día especial para celebrar a la Virgen María. Así que, es un día perfecto para ir a Misa, cocinar alguna comida diferente, hacer una excursión, visitar o llamar a mamá, o simplemente pasar tiempo en casa relajado junto al árbol y disfrutar de la compañía de los seres más queridos.

5. ¡Que continúe la celebración!
Esta no es la semana para recoger el árbol, guardar la decoración y volver a la vida normal. ¡La Navidad dura más de un día!

En función del calendario que se siga, la Navidad dura al menos hasta la Epifanía, que este año 2018 será el sábado día 6 de enero. Además, seguro que has escuchado hablar de los 12 días de Navidad, ¿verdad?

Aunque tengas que volver a trabajar justo después de Navidad, y el resto del mundo vuelva a la vida normal rápidamente, mantén el espíritu navideño preparando comidas especiales y obsequios, poniendo música navideña en el coche y guardando algunos regalos para abrirlos durante la semana de Navidad. ¡Que continúe la celebración!



© Zoe Romanovsky

miércoles, 27 de diciembre de 2017

TAREA DE NAVIDAD


Tarea de Navidad





Jesús aparece en medio de nosotros en Navidad. Quiere sacudir nuestro letargo y ayudarnos a tomar conciencia de las semillas que están dormidas en nuestro corazón. Ellas aguardan que tú les des oportunidad de desplegar su fuerza germinativa y producir abundantes frutos en tu vida. Jesús te visitó con su amor. Él espera que tú lo hagas con los que están a tu lado.

Cuando se termina el canto de los ángeles, cuando se apaga la estrella del firmamento, cuando los reyes vuelven a sus palacios, cuando los pastores se reúnen con sus rebaños, entonces empieza la tarea de Navidad: encontrar al perdido, curar al decaído, alimentar al hambriento, liberar al prisionero, reconstruir las naciones, llevar la paz a los hermanos, hacer música con el corazón.

Si Navidad es amor, la fuerza de esta celebración anual, te motiva y dinamiza para que intentes de nuevo ser, como Jesús, fuente de bondad, consuelo, alegría y paz. Vale la pena volver a intentarlo y permanecer firmes en la tarea asignada. Jesús te acompaña.



* Enviado por el P. Natalio

martes, 26 de diciembre de 2017

LLEGÓ LA NAVIDAD


Llegó la Navidad




Normalmente esta palabra nos trae brisas de alegría y nos da contento el saber que estamos en el día de los regalos, del arbolito o el “nacimiento”, de los adornos, de la buena comida. Es porque estamos celebrando un cumpleaños especial. Pero ¿De quién? Desgraciadamente muchos que abundan en la comida y sobre todo en la bebida no nos podrían dar una respuesta exacta. Tampoco tendrán preparado un regalo para el cumpleañero. Pero nosotros sí lo sabemos y queremos preparar, si no lo tenemos, un buen regalo para El.

En la primera misa de Navidad, por la noche, se nos dice con entusiasmo: “¡Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado!” Claro que no es un niño cualquiera: es Dios que nos trae la salvación. Y para mostrar mejor esa salvación, se hace niño pobre, sencillo y humilde en el portal de Belén.

Sencillamente no había sitio en la posada pública, o más bien, como ahora suelen entenderlo, no tenían sitio en la sala principal de la casa (y quizá la única) donde estaban alojados, pues estaba mal visto que el nacimiento fuese en medio de la gente con niños... Por eso para ese momento tuvieron que ir a la parte trasera de la casa donde solían tener algunos animales. El hecho es que Dios se revela a unos pastores y éstos van a ver a un niño que ha nacido en Belén, a un lugar donde hay un pesebre, a un lugar donde suelen comer animales. Todo muy normal, pero sencillo.

Dios se hace hombre para que el hombre pueda llegar a ser hijo de Dios. La realidad y nuestra fe nos dice que ahí está Dios hecho hombre, rodeado por su madre María y por san José. Y ahí queremos estar nosotros como los pastores para adorarle.

Y también para darle un beso ¿Y qué le vamos a decir? Debemos agradecerle todo ese inmenso amor y decirle que le queremos corresponder con un gran amor. Y como muestra de amor debemos darle algún regalo. Él no necesita ningún regalo material, porque todo lo hubiera podido tener y no ha querido nada material para que se vea mejor su amor por nosotros. Sin embargo no rechazaría muchas cosas materiales para tantos niños, y no tan niños, que viven necesitados, porque en las casas pobres también Jesús quiere nacer y quiere que allí se sientan contentos.

Pero quiere sobre todo nuestro corazón. El ofrecer nuestro corazón, suena bonito, pero no es fácil. Es poner nuestro corazón junto al suyo para tener “los mismos sentimientos”. No sería regalo el seguir igual que como éramos, sino el hacer algo más o bastante más.

Al acercarnos a Jesús Niño debemos también aprender algunas lecciones. Una que es evidente es que para ser grandes en el Reino de Dios, no es necesario tener mucho dinero y poder. Más bien esto suele ser impedimento, porque los que tienen mucho material se creen que todo lo pueden y que no necesitan de nadie ni de Dios. Estos no suelen postrarse ante el Niño de Belén. Los que se sienten más cómodos en el Reino de Dios (y ante el portal de Belén) son los que, viviendo con su trabajo normal, tienen un corazón de niño, porque ponen su confianza en Dios, como los pastores.

El nacimiento de Jesús no es sólo algo que pasó. Hoy sigue naciendo en la Eucaristía y en nuestro corazón. Jesús nos ilumina y nos alienta para seguir su ejemplo de vida. Para ello nos dice, como el ángel a los pastores: “No tengáis miedo”.

Que los deseos de mayor bondad sigan profundos en nuestro corazón, a ejemplo de María que iba conservando todos los sucesos en su corazón. Y que la paz que proclamaron los ángeles a los pastores inunde nuestros corazones en este día.

lunes, 25 de diciembre de 2017

EL GRAN REGALO DE DIOS


El gran regalo de Dios



En cada Navidad nos maravillamos de la bondad de Dios, nuestro Padre, que nos regaló a su mismo Hijo Unigénito, hecho niño en Belén. Ese día, inspirados por el ejemplo de la generosidad de Dios, acostumbramos a prodigar regalos a nuestro alrededor, a parientes y amigos. Pero hay dones más valiosos  —¡y tan necesarios!— que podemos hacernos sin gastar un centavo.

Esboza una sincera sonrisa... y regálala a quien nunca la ha tenido. Recoge un rayo de sol en tu corazón... y hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente... y permite bañarse en ella a quien vive en el barro. Vierte una lágrima... y ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Enciende el valor en tu pecho... y ponlo en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la vida... y alienta a quien se arrastra por ella. Cultiva la esperanza... e irradia su luz a tu alrededor. Imprégnate de bondad... y dónala a quien la desconoce. Descubre el amor...  y comunica su fuego al mundo.

Amigo/a: ¡Qué hermoso es hacer de tu vida una Navidad! Anímate a esparcir a manos llenas en el hogar, en el barrio, en tu ambiente de trabajo, el fuego del amor, la luz de la alegría y la fuerza de la esperanza. Que esta celebración cristiana te ayude a meditar y proyectar a tu vida la sorprendente bondad que Dios tiene con nosotros.


* Enviado por el P. Natalio

LA NATIVIDAD DEL SEÑOR, 25 DICIEMBRE


La Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.
Solemnidad Litúrgica, 25 de diciembre


Por: P. Ángel Amo. | Fuente: Catholic.net 




Manifestación del Verbo de Dios a los hombres
Con la solemnidad de la Navidad, la Iglesia celebra la manifestación del Verbo de Dios a los hombres.  En efecto, éste es el sentido espiritual más importante y sugerido por la misma liturgia, que en las tres misas celebradas por todo sacerdote ofrece a nuestra meditación “el nacimiento eterno del Verbo en el seno de los esplendores del Padre (primera misa); la aparición temporal en la humildad de la carne (segunda misa); el regreso final en el último juicio (tercera misa)  (Liber Sacramentorum).

Un antiguo documento del año 354 llamado el Cronógrafo confirma la existencia en Roma de esta fiesta el 25 de diciembre, que corresponde a la celebración pagana del solsticio de invierno "Natalis solis invicti", esto es, el nacimiento del nuevo sol que, después de la noche más large del año, readquiría nuevo vigor.

Al celebrar en este día el nacimiento de quien es el verdadero Sol, la luz del mundo, que surge de la noche del paganismo, se quiso dar un significado totalmente nuevo a una tradición pagana muy sentída por el pueblo, porque coincidía con las ferias de Saturno, durante las cuales los esclavos recibían dones de sus patrones y se los invitaba a sentarse a su mesa, como libres ciudadanos. Sin embargo, con la tradición cristiana, los regalos de Navidad hacen referencia a los dones de los pastores y de los reyes magos al Niño Jesús.

En oriente se celebraba la fiesta del nacimiento de Cristo el 6 de enero, con el nombre de Epifanía, que quiere decir "manifestación", después la Iglesia oriental acogió la fecha del 25 de diciembre, práctica ya en uso en Antioquía hacia el 376, en tiempo de San Juan Crisóstomo, y en el 380 en Constantinopla. En occidente se introdujo la fiesta de la Epifanía, última del ciclo navideño, para conmemorar la revelación de la divinidad de Cristo al mundo pagano.

Los textos de la liturgia navideña, formulados en una época de reacción contra la herejía trinitaria de Arrio, subrayan con profundidad espiritual y al mismo tiempo con rigor teológico la divinidad y realeza del Niño nacido en el pesebre de Belén, para invitarnos a la adoración del insondable misterio de Dios revestido de carne humana, hijo de la purísima Virgen María.

domingo, 24 de diciembre de 2017

CORAZÓN NAVIDEÑO


Corazón navideño



Navidad se acerca en medio de la aceleración que trae el último mes del año. También hay síntomas de fatiga y agotamiento que exigen unas buenas vacaciones, lejos de las tareas habituales… Navidad, Año Nuevo y días de descanso son la oportunidad que Dios te regala para afrontar 2018 con nuevas energías, nuevas ideas, nueva vida, nueva actividad.

Si tienes tristeza, alégrate, la Navidad es gozo. Si tienes enemigos, reconcíliate, la Navidad es paz. Si tienes amigos, búscalos, la Navidad es encuentro. Si tienes padres a tu lado, ayúdalos, la Navidad es don. Si tienes soberbia, sepúltala, la Navidad es humildad. Si tienes deudas, págalas, la Navidad es justicia. Si tienes pecados, conviértete, la Navidad es gracia. Si tienes tinieblas, enciende tu lámpara, la Navidad es luz. Si tienes errores, reflexiona, la Navidad es verdad. Si tienes odio, olvídalo, la Navidad es amor.

Ahora, sosiega tu corazón, apacigua tu mente y elévate a una visión eterna de tu tiempo. En medio de la confusión de estos días, afloja las tensiones de tus nervios y músculos con la música del canto de los arroyos que viven en tu memoria. Pide al Señor te inspire a profundizar tus raíces en el suelo de los valores perdurables de la vida. Dios te bendiga.



* Enviado por el P. Natalio

NOCHEBUENA, NOS METIMOS EN BELÉN



Nochebuena. Nos metimos en Belén
¿Qué hacer con esta luz de Cristo que recibimos en esta Nochebuena, en esta Noche venturosa, en esta Noche llena de claridad?


Por: P. Antonio Rivero LC | Fuente: Catholic.net 



Cristo nos sólo es Pan, ni sólo es Palabra encarnada. Es también Luz. En toda la liturgia hoy resplandece la Luz de Dios. Belén es la casa del Pan, que nos alimenta y es Palabra Encarnada que nos habla, Palabra vivificadora, regeneradora, santificadora… a quienes están atentos receptivos. Y hoy en esta Nochebuena queremos comentar una riqueza más del misterio de Belén: es Luz ¿No decimos: dio a luz?

I. ¿Dónde se aprecia más la luz?
Es la oscuridad, Isaías nos ayudará en esta primera reflexión de Cristo Luz: “El pueblo que caminaba en tinieblas, vio una luz grande, habitaban tierras de sombras, y una luz les brillos”

¿Es que acaso parte de la humanidad no caminaba en tinieblas, y a palpas porque todavía no se ha encontrado con Cristo Luz? Tinieblas y sombras son el pecado, la corrupción, la mentira, la malversación de fondos. Tinieblas y sombras son las guerras, la violencia, el terrorismo, los crímenes, que suceden al mundo. Tinieblas y sombras son la opresión, el yugo y el bastón con que todavía a 21 siglos de la Venida de Cristo, son azotados algunos hermanos nuestros. La misma ciudad de Belén en este año 2005 está vestida de luto y sin posada por las fuerzas oscuras de la violencia.

¿Esta parte de la humanidad ciega podrá ver la luz-de Cristo, en esta Nochebuena, o seguirá tropezando, hiriéndose, cayendo en medio de tierras de sombras? “A esta humanidad una luz le brilló”

¿Es que acaso nuestra misma Patria no camina en estos momentos por sombras inciertas, inseguras… conducida por gente no iluminada por Cristo-luz de los pueblos y de los corazones?

Y porque no vemos nos quitan el botón de nuestra fe y de nuestros valores morales y cristianos…

Necesitamos ver. Y Cristo en esta Nochebuena se nos presenta como Luz que ilumina nuestro camino hacia el Padre, hacia la eternidad. Cristo luz ilumina nuestra conciencia para que pueda siempre percibir y distinguir el bien del mal.

¿Dónde se aprecia más la luz? En la oscuridad. Por eso Cristo hoy se aprecia mucho más.

II. ¿Qué se necesita para ver esta Luz?
Abrir los ojos. Por más luz que haya, si yo cierro los ojos, no veo.

Abrir los ojos significa limpiarlos, pues, tal vez las lagañas o el llevar una vida disipada nos impide ver esa luz.

San Pablo en su Carta a Tito, que hemos leído nos pone en peligro de todo aquello que nos impide ver a Cristo Luz, todo aquello que nos cierra los ojos del alma para ver esa Luz que emana de Belén: dejarse levar por los deseos y apetencias mundanas, y por una vida sin religión, es decir, sin referencia a Dios y a la moral. ¡Cuántas leyes emanan nuestros gobiernos sin referencias a Dios! ¡Cuantas cosas estamos tentados a hacer, que no llevan esa referencia a Dios, que no goza de esa luz de Dios: odio, malquerencia, violencias, impurezas, envidias, ambiciones, egoísmos, juergas y fiestas mundanas y peligrosas para la fe y la moras!

Y Pablo nos da el colirio para curar nuestros ojos y así ver esa luz de Cristo que brota de Belén: sobriedad de vida, honradez, piedad, como la vida de esos pastores sencillos.

“El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande”. Abramos los ojos para ver esa luz. El solo mirar esa luz ya nos va purificando

III. ¿Qué hacer con esta luz de Cristo que recibimos en esta Nochebuena, en esta Noche venturosa, en esta Noche llena de claridad? 
Nos contesta San Lucas en su Evangelio:

Los ángeles llenaron de luz a los pastores, los envolvieron en esa claridad. Y los pastores, felices, contentos, después de que fueron corriendo a Belén, y se dejaron iluminar con esa Luz de Cristo… salieron corriendo a comunicar a todos esa luz, a llevar esa claridad, el calor de ese Cristo-Luz.

Los corazones de estos pastores estaban caldeados, entusiastas por el contagio de esta luz. Cristo-luz en esta Noche Buena nos pide a todos nosotros llevar esa Su Luz por todos los rincones.

- A nuestros hogares, para que con esa luz de Cristo podamos compartir esa Pan que también hoy recibimos.

-Entre nuestros amigos y vecinos, para que esa luz de Cristo disipe las sombras de la desesperanza e inseguridad.


- Entre quienes sabemos que están necesitados de esa Luz de Cristo.
No nos quedemos con ese Pan, repartámoslo.
No nos quedemos con esa Palabra, comuniquémosla.
No nos quedemos con esa Luz, llevémosla por todas partes.
¡Este es el misterio de la Navidad!

¡A todos ustedes les deseamos una Feliz Noche Buena y Feliz Navidad! Que brille en sus familias la luz de Cristo.


viernes, 22 de diciembre de 2017

QUÉ ES UN BELÉN??


¿Qué es un Belén? 
¿Y no es la vida otra cosa sino un belén, y Dios el belenista? 

Es obligación del belenista que se oiga la voz de los Cielos que da gloria a Dios y paz a los hombres


Por: Agustín Guzmán | Fuente: foro.belenismo.net 




Un belén es sencillamente la representación escultórica y figurativa del hecho histórico del nacimiento de Jesucristo. Simboliza, pues, un momento, un instante de la Historia de la Humanidad. Sin embargo, ese solo instante ha dejado tal huella en la conciencia colectiva de los pueblos que, traspasando las fronteras del espacio y del tiempo, ha dejado este mundo impregnado de tan variados y permanentes matices artísticos, culturales y religiosos que su representación por antonomasia, el belenismo -un arte que recuerda un mundo, una cultura dos veces milenarias- es sin duda un bien patrimonio de la humanidad.

Porque en un belén se representa a la humanidad, o por mejor decir, la vida humana en todas sus variadas tonalidades, visos y colores. Un belén debe ser, tiene que ser fiel reflejo de un mundo real, muy real, que aunque lejano en el tiempo conserva el mismo sabor a humanidad, y con ello sabor a eternidad. Por eso hay que ingeniárselas para que todo resulte la realidad misma: que los huesos de aceitunas sean melones del mercadillo y las pepitas de las uvas parezcan higos en un cestillo.

Para hacer un belén hay que crear. Crear la atmósfera misma, el aire mismo; crear el cielo y las estrellas y dar a la luna su cuarto creciente. Hay que crear la tierra y hacer brotar de ella las plantas y las aguas; dirigir los ríos y poblar sus orillas de musgo, arena y piedrecitas. Hay que horadar cuevas y llenarlas de vida y de calor. Hay que alzar casas y castillos, arcos y murallas. Hay que crear cuanto ha creado el hombre, cuanto es su afán: el huerto, el lagar, la fragua, el molino, el horno o el telar.

Hay que crear al hombre: sus tipos, sus edades, sus gestos, sus vestidos; su aire y su señorío; su andar y su reposo; sus juegos y sus oficios, de manera que el pastor se estire para alcanzar el zurrón que cuelga del olivo, o el mercader se encorve al arrear la recua cargada de baratijas; el manto del letrado se manche del barro de la calle, mientras el ciego extiende su mano en el vacío; la parlera vecina asome a la ventana; la criada cargue con su canasto de ropa blanca bien zurcida; dormite el anciano en el poyo de su casa y a sus pies hágalo el gato; alce el martillo el herrero y haga girar su torno el alfarero; velen los guardias las murallas y jueguen los niños en la plaza; acompañen a los reyes: criados, pajes, arcas y camellos…

Si todo está bien hecho, parecerá llenarse la aurora y la mañana de sones y sonidos con el canto madrugador del gallo y el trino mañanero de las aves. Se llenará también de armonías y cadencias la tenebridad de la noche con el canto de los grillos y de las aves nocturnas. Esplenderá el día y balará la oveja, gruñirán los cerdos, mugirá el ternero. Se llenará el espacio de los innumerables ruidos del trajín humano, hasta parecerá, incluso, oírse la voz humana. Pero aún ha de ir más lejos el belenista, porque es obligación suya que se oiga la voz de los Cielos que da gloria a Dios y paz a los hombres.



Pero todo este Belén de miniatura, toda esta re-creación de lo humano estaría de más si faltase el misterio del hogar, el gozo de la maternidad y la alegría y expectación del nacimiento, porque no puede haber belén sin portal y donde hay portal hay ya un belén. Hay que crear al Creador, vestirlo con pañales, acunarlo en los brazos de su madre y ponerlo bajo la mirada atenta del padre, los pastores, los vecinos y los venidos de otras tierras: unos pocos entre tanta humanidad.

¿Y no es la vida otra cosa sino un belén, y Dios el belenista? Porque ¿qué somos, sino figurillas de barro que cada año se renuevan en torno a Él? ¿No es acaso cada vida un diorama?¿No aguardan a cada nasciturus (a cada uno que ha de nacer) sus padres, parientes y vecinos, el sol y las estrellas, las plantas y los ríos, toda la creación expectante y donante, repitiendo en cada uno de nosotros lo que en el Hijo del Hombre hizo? Y de la misma manera que, pasada la Navidad, al recoger nuestro belén, envolvemos cuidadosamente las figuras en papeles finos, reparamos los deterioros que hubiera en ellas, quitamos las bombillas que hicieron el día y la noche, arrancamos los tornillos, clavos y chinchetas que lo sostenían todo, y enrollando el celaje tiramos cuanto no nos ha de servir de nuevo: la arena, el musgo o la escoria, así también Aquel para quien hemos montado un belén, al terminar el tiempo de nuestro adviento ¿no nos ha de coger amorosamente entre sus manos y, pegando los descascarillados pedazos de nuestra alma, no nos ha de guardar para un nuevo nacimiento con un cielo nuevo y una tierra nueva de adoración y gloria? ¡Oh, belén divino, viviente y vivido, belén hermosísimo que sólo puede contemplarse con los ojos de la Fe que nos dicen que todo es patrimonio de la divinidad!

LA CAJA DE CRISTAL


La Caja de Cristal
Cuando Recibimos un regalo debemos fijarnos en el cariño con que nos lo hacen.


Por: María Luisa Martínez Robles | Fuente: Catholic.Net 




El día del cumpleaños de Silvia se acercaba. Estaba muy ilusionada preparando la fiesta.

Al fin se despertó: ¡El día había llegado!

Su madre y su padre abrieron la puerta de la habitación y le entregaron una gran caja con un enorme lazo.

-Felicidades hija

- Gracias, ¡qué caja tan enorme!.

La abrió y cual sería su sorpresa al encontrarla llena de pelotas de tenis. Sus padres la preguntaron:

-¿Está llena?

-Sí-contestó Silvia

Entonces cogieron una caja llena de bolitas de caramelo y la echaron dentro de la caja grande. Las bolitas ocuparon los huecos vacíos. Sus padres volvieron a preguntar lo mismo:

-¿Está llena?

-Sí, claro-volvió a contestar.

Por último añadieron un puñado de arena, que llenó totalmente todo el espacio que quedaba.

¡Ahora sí que está llena! ¡No cabe nada!

Silvia estaba asombrada. No sabía la clase de regalo que sus padres habían comprado este año para ella. A pesar de todo, ella vio el cariño con que sus padres lo hacían y eso es lo que  importaba.  Entonces les dijo:

-Es un regalo muy original.

Con las pelotas jugaré al tenis. Los caramelos me los comeré poco a poco. Y con la arena... como no estoy en la playa, pues haré un paisaje en una cartulina.

Sus padres se rieron y le explicaron:

-Como eres mayor hemos querido enseñarte algo.

-Las pelotas que en principio habían llenado la caja, representan las cosas importantes de tu vida: Conocer a Dios, tus padres, tus hermanos, tus estudios, tu salud…

-Los caramelos representan las cosas agradables: jugar con tus amigos, jugar a tu deporte favorito, ir al cine. Es importante, pero no imprescindible.

-La arena se mete entre los huecos llenando aún más la caja. La arena representa las cosas menos importantes como la ropa de moda, los juguetes caros o las deportivas que lleva Rafa Nadal. Si metemos primero la arena no habría sitio para las cosas importantes..

-¿Has entendido lo que te queremos explicar?-preguntaron los padres de Silvia-.

-Creo que sí-contestó Silvia-. Primero tengo que hacer en mi vida las cosas importantes, luego las divertidas y por último las cosas que aunque no tenga, no pasa nada, no importa que las metas en la caja, aunque también caben.

-Lo has entendido muy bien-contestaron los padres de Silvia-. Además no te ha importado que el regalo sea una caja de cristal con caramelos, pelotas y arena.

-¡Claro que no!-Dijo Silvia-. Es una caja muy bonita de cristal. Puedo meter muchas cosas.

-Pues mete estos pendientes que tanto te gustaban.

-¡Al fin me los habéis comprado!

-Creo que el mejor regalo es tener unos padres como vosotros.


Conclusión
Lo que es importante... lo primero. Iremos llenando los huecos poquito a poco con pequeñas cosas. Si damos más importancia a las cosas materiales y llenamos nuestra vida de caprichos, no caben después las que son verdaderamente importantes.

Cuando recibimos un regalo debemos fijarnos en el cariño con que nos lo hacen, el precio no es lo importante.  El verdadero sentido de la Navidad no son únicamente los regalos, es la alegría de reunirnos toda la familia para recibir al Niño Jesús que se hizo hombre para quedarse con nosotros en la Eucaristía.

QUÉ ES LA NAVIDAD?


¿Qué es la Navidad?

La Iglesia en su misión de ir por el mundo llevando la Buena Nueva ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios; a este tiempo lo conocemos como Navidad. Cerca de la antigua fiesta judía de las luces y buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó el momento para celebrar la Navidad.

En este tiempo los cristianos por medio del Adviento se preparan para recibir a Cristo,"luz del mundo" (Jn 8, 12) en sus almas, rectificando sus vidas y renovando el compromiso de seguirlo. Durante el Tiempo de Navidad al igual que en el Triduo Pascual de la semana Santa celebramos la redención del hombre gracias a la presencia y entrega de Dios; pero a diferencia del Triduo Pascual en el que recordamos la pasión y muerte del Salvador, en la Navidad recordamos que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros.

Así como el sol despeja las tinieblas durante el alba, la presencia de Cristo irrumpe en las tinieblas del pecado, el mundo, el demonio y de la carne para mostrarnos el camino a seguir. Con su luz nos muestra la verdad de nuestra existencia. Cristo mismo es la vida que renueva la naturaleza caída del hombre y de la naturaleza. La Navidad celebra esa presencia renovadora de Cristo que viene a salvar al mundo.

La Iglesia en su papel de madre y maestra por medio de una serie de fiestas busca concientizar al hombre de este hecho tan importante para la salvación de sus hijos. Por ello, es necesario que todos los feligreses vivamos con recto sentido la riqueza de la vivencia real y profunda de la Navidad.

Por último, es necesario recordar que durante la Navidad celebramos en tres días consecutivos, 26, 27 y 28 de diciembre, tres fiestas que nos hacen presente la entrega total al Señor:

San Esteban, mártir que representa a aquellos que murieron por Cristo voluntariamente.

San Juan Evangelista, que representa aquellos que estuvieron dispuestos a morir por Cristo pero no los mataron. San Juan fue el único Apóstol que se arriesgó a estar con La Virgen al pie de la cruz.

Los Santos Inocentes que representan a aquellos que murieron por Cristo sin saberlo.

EL ARBOLITO DE NAVIDAD


El arbolito de Navidad



Es bueno y recomendable durante el tiempo de Navidad colocar en tu hogar un arbolito con adornos y luces, ya que puede ser un buen símbolo de Cristo Salvador. Nacido en Belén, él es el verdadero Árbol de la vida, del que fue separado Adán a causa del pecado. En familia, el papá o la mamá pueden hacer esta oración de bendición y rociar el arbolito:

Bendito seas, Señor y Padre nuestro, que nos concedes recordar con fe en estos días de Navidad los misterios del nacimiento de Jesucristo. Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol y lo hemos embellecido con luces, vivir también a la luz de los ejemplos de la vida santa de tu Hijo y ser enriquecidos con las virtudes que resplandecen en su santa infancia. Gloria a él por los siglos de los siglos. Amén.

Invita a los de tu hogar a ver en este arbolito, lleno de luces, a Cristo luz del mundo que con su nacimiento nos conduce a Dios, que habita en una luz inaccesible. En los salmos se compara al hombre justo y recto con un esbelto cedro que crece, lozano y frondoso, junto al Templo del Señor. Que la vivencia de Navidad robustezca tu fe.


* Enviado por el P. Natalio

9 RECOMENDACIONES DE LA IGLESIA PARA VIVIR LA NAVIDAD



9 recomendaciones de la Iglesia para vivir la Navidad
Por María Ximena Rondón





 (ACI).- La Navidad es la solemnidad que recuerda el nacimiento de Jesucristo, Dios hecho hombre para salvar a la humanidad, y para vivirla correctamente y profundizar en su significado, la Iglesia elaboró una serie de recomendaciones.

Estas se encuentran en el Capítulo IV del Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia, elaborado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede y publicado en el año 2002.

Las recomendaciones son las siguientes:

1.-Profundizar en el don otorgado por Dios

La Santa Sede exhortó a profundizar que la Navidad es un “don que es expresión del amor infinito de Dios que ‘tanto amó al mundo que nos ha dado a su Hijo único’”.

Por ello, en esta solemnidad se debe valorar la “solidaridad con el hombre pecador, por el cual, en Jesús, Dios se ha hecho hombre” y que “el Hijo de Dios ‘siendo rico se ha hecho pobre’ para enriquecernos ‘por medio de su pobreza’”.



2.-Reflexionar sobre el valor de la vida

La Santa Sede recordó que en la Navidad se destaca “el valor sagrado de la vida” y “el acontecimiento maravilloso que se realiza en el parto de toda mujer, porque mediante el parto de María” nació el Salvador del mundo.


3.-Celebrar con sencillez

En el Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia, el Vaticano recomienda vivir esta celebración en un “clima de sencillez, y de pobreza, de humildad y de confianza en Dios, que envuelve los acontecimientos del nacimiento del niño Jesús”.

Indicaron que es importante profundizar en el valor religioso de la Navidad para que esta “no se convierta en terreno abonado para el consumismo ni para la infiltración del neopaganismo”.


4.-Cantar villancicos

En el texto, la Santa Sede subrayó que los villancicos son “instrumentos muy poderosos para transmitir el mensaje de alegría y paz de Navidad” y por ello recomiendan cantarlos en Nochebuena.


5.-Leer en familia el relato del nacimiento de Jesús

El documento vaticano indicó que Nochebuena es “una ocasión de oración de toda la familia” y recomendaron leer “la narración del nacimiento de Jesús según San Lucas”.

También exhortaron a entonar “los cantos típicos de la Navidad y se eleven las súplicas y las alabanzas, sobre todo las de los niños, protagonistas de este encuentro familiar”.


6.-Rezar ante el árbol de Navidad

La Santa Sede invitó a que las familias recen entorno al árbol de Navidad porque “independientemente de su origen histórico” es “hoy un signo fuertemente evocador, bastante extendido en los ambientes cristianos; evoca tanto el árbol de la vida, plantado en el jardín del Edén, como el árbol de la cruz, y adquiere así un significado cristológico”.

“Cristo es el verdadero árbol de la vida, nacido de nuestro linaje, de la tierra virgen Santa María, árbol siempre verde, fecundo en frutos”, precisó.


7.-Dar regalos a los pobres

En el documento, la Iglesia Católica indicó que “entre los regalos colocados bajo el árbol de Navidad no deberían faltar los regalos para los pobres: ellos forman parte de toda familia cristiana”.


8.-Compartir juntos la cena de Navidad

Otro gesto que sugirió el Vaticano es realizar una cena de Navidad porque en ella “se manifiestan con toda su fuerza la firmeza y la alegría de los vínculos familiares”.

“La familia cristiana que todos los días, según la tradición, bendice la mesa y da gracias al Señor por el don de los alimentos, realizará este gesto con mayor intensidad y atención en la cena de Navidad”, aseguraron.



9.-Asistir a Misa

La Santa Sede invitó a los fieles a asistir a la Misa de Nochebuena porque esta “tiene un gran sentido litúrgico y goza del aprecio popular”.

Destacaron que al inicio de la Eucaristía se entona “el canto del anuncio del nacimiento del Señor, con la fórmula del Martirologio Romano”, en el momento de “la presentación de los dones para el ofertorio siempre habrá un recuerdo concreto de los pobres” y la “oración de los fieles deberá asumir un carácter verdaderamente universal, incluso, donde sea oportuno, con el empleo de varios idiomas como un signo”.

“Al final de la celebración podrá tener lugar el beso de la imagen del Niño Jesús por parte de los fieles, y la colocación de la misma en el nacimiento que se haya puesto en la iglesia o en algún lugar cercano”, manifestó en el Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia.

jueves, 21 de diciembre de 2017

ZAPATOS PARA JESÚS


Zapatos para Jesús
(Una historia que nos enseña el verdadero valor de las cosas)





Solo faltaban cinco días para la Navidad. Aún no me había atrapado el espíritu de estas fiestas. Los estacionamientos llenos y dentro de las tiendas el caos era mayor. No se podía ni caminar por los pasillos.  ¿Por qué vine hoy? Me pregunté.

Me dolían los pies lo mismo que mi cabeza. En mi lista estaban los nombres de personas que decían no querer nada, pero yo sabía que si no les compraba algo, se resentirían. Llené rápidamente mi carrito con compras de último minuto y me dirigí a las colas de las cajas registradoras. Escogí la más corta, calculé que serían por lo menos 20 minutos de espera.

Frente a mí había dos niños, un niño de 10 años y su hermana de 5 años. Él estaba mal vestido con un abrigo raído, zapatos deportivos muy grandes, a lo mejor tres tallas más grande. Los jeans le quedaban cortos. Llevaba en sus sucias manos uno cuantos billetes arrugados.

Su hermana lucía como él, sólo que su pelo estaba enredado. Ella llevaba un par de zapatos de mujer dorados y resplandecientes. Los villancicos navideños resonaban por toda la tienda y yo podía escuchar a la niñita tararearlos. Al llegar a la caja registradora, la niña le dio los zapatos cuidadosamente a la cajera, como si se tratara de un tesoro.

La cajera les entregó un recibo y dijo: son $6.09. El niño puso sus arrugados billetes en el contador y empezó a rebuscarse los bolsillos.

Finalmente contó $3.12. "Bueno, pienso que tendremos que devolverlos, volveremos otro día y los compraremos", añadió. Ante esto la niña dibujó un puchero en su rostro y dijo: "Pero a Jesús le hubieran encantado estos zapatos".

"Volveremos a casa, trabajaremos un poco más y regresaremos por ellos. No llores, vamos a volver". Sin tardar yo le completé los tres dólares que faltaban a la cajera. Ellos habían estado esperando en la cola por largo tiempo y después de todo era Navidad.

Y en eso un par de bracitos me rodearon con un tierno abrazo y una voz me dijo: "Muchas gracias señor".

Aproveché la oportunidad para preguntarle qué había querido decir cuando dijo que a Jesús le encantarían los zapatos. Y la niña con sus grandes ojos redondos me respondió:

"Mi mamá está enferma y yéndose al cielo. Mi papá nos dijo que se iría antes de Navidad para estar con Jesús. Mi maestra de catecismo dice que las calles del cielo son de oro reluciente tal como estos zapatos. ¿No se le verá a mi mamá hermosa caminando por esas calles con estos zapatos?

Mis ojos se inundaron al ver una lágrima bajar por su rostro radiante. "Por supuesto que sí le respondí". Y en silencio le di gracias a Dios por usar a estos niños para recordarme el verdadero valor de las cosas.

QUIÉNES SOMOS NOSOTROS PARA QUE VINIERAS A NUESTRA CASA?


¿Quiénes somos nosotros para que vinieras a nuestra casa?




¿Quiénes somos nosotros para que vinieras a nuestra casa? ¿Cómo agradecerte la delicadeza de tu visita? Viniste, Señor Jesús, y tu gracia envolvió todo nuestro ser.

Tu perdón reblandeció la dureza de nuestras cobardías, desencantos, excusas y miedos. Tu llamada nos dio cabida entre los tuyos.

Tus palabras aportaron luz a nuestras oscuridades y ensancharon de confianza el corazón.

Tu Pan nutrió la esperanza puesta en Ti y sostuvo el empeño de seguirte. Tu Promesa cumplida alegró nuestra casa.

Tu encargo ha prendido en nosotros y nos urge a la tarea cotidiana de ser Iglesia abierta, fraterna, servidora y solidaria.

Tu encargo nos apremia a abrir puertas al cercano y al lejano, al hermano y al que es diferente.

Nos invitas a crear espacios de acogida y escucha. Nos pides que nada humano nos sea ajeno. Nos llamas a ser signo creíble de tu estar-con-nosotros, y de tu amor volcado, discreta y humildemente a favor de todos.

Vienes, Señor Jesús, a nuestra casa y nos indicas qué hacer para ser una página actual y viva de tu Navidad.

Gracias por tu empeño constante y paciente de atraernos hacia Ti, no solo en este tiempo de gracia sino también en cualquier otro tiempo.

NAVIDAD, LOCURA DEL AMOR DE DIOS AL HOMBRE


Navidad, locura del amor de Dios al hombre
Si queremos que haya Navidad en nuestro corazón tenemos que abrir el corazón y aceptar esa invasión del amor de Dios.


Por: P Antronio Rivero LC | Fuente: Catholic.net 




Sí, locura de Cristo:

Siendo Dios Omnipotente, fuerte, Majestad...se hace bebé, débil, necesitado, pobre, indefenso, digno de compasión, con ojos para llorar y reír, con manos para trabajar, con cuerpo para sufrir, con corazón para compadecerse de nosotros, los hombres. ¿No es esto locura? Si locura es exceso de algo, desconcierto, el salirse uno de sus casillas...aquí en Belén Dios salió de sus casillas divinas para tropezarse con la choza, pobre y necesitada, del hombre.

Locura precisamente porque cuando el mundo estaba en grave descomposición, en grave crisis moral (libertinaje), en grave degeneración, en un auténtico colapso espiritual (basta leer el inicio de la carta a los romanos para darnos cuenta de cómo estaba el mundo antes de que Cristo viniese por vez primera), es en ese momento cuando aparece en nuestra pobre historia humana el sol naciente que venía a enterrar ese ocaso ya descompuesto y en putrefacción. Y no sólo crisis moral, sino también social (ociosidad: en las mañanas se dedicaban a recibir visitas, a hablar de todo y de nada), gimnasia, sauna o baño y una comida de lujo); crisis económica (auténtica bancarrota, debido al placer y al lujo).

Locura también porque viniendo como Médico divino a sanar a un gran enfermo, la Humanidad...este enfermo no le abre las puertas, no le acepta en su mesón, no quiere saber nada de El, y prefiere que el cáncer que le carcome por dentro siga galopando hasta matarle el alma.

Locura porque viniendo el Mesías por tanto tiempo esperado, nadie le reconoce, pues se presentó en ropa de pordiosero.

Locura porque siendo Rey, viene en plan de mendigo, pidiendo un trozo de tierra para nacer, un latido de mujer, unos brazos que le sostengan, unos labios que le besen...y nace en un pesebre, posada ésta indigna para un Dios, pero al parecer más digna que el corazón de los hombres.

Locura porque siendo Pastor amoroso, encuentra que sus ovejas no sólo están dispersas, sino que siguen la voz de otros pastores que son ladrones y salteadores que les han manchado y robado el alma, pero que les han prometido paraísos de muerte.

Locura porque viniendo como Luz verdadera, los hombres prefirieron las tinieblas para seguir haciendo sus perversas obras.

Locura porque viniendo como Manjar y alimento, los hombres disfrutaron de los alimentos corruptibles que les dejaban más hastiados.

Locura porque precisamente cuando el hombre vivía en su más atroz egoísmo, personificado en el tirano Herodes y en los ingratos posaderos de Jerusalén y en la inconsciencia de casi todos los humanos...Dios viene a darnos su corazón, pedazo tras pedazo. Pedazo en Belén; el primer latido del Hijo de Dios. Pedazos en Nazaret. Pedazos en la vida pública. Y el último latido en el Calvario.

El único motivo que movió a Dios a hacerse hombre fue el amor. No, no pudo ser el pecado, porque de una causa tan horrible (el pecado) no podía brotar un efecto tan extraordinario y generoso (la Encarnación del Hijo de Dios). La causa fue el amor; y la ocasión para que Dios manifestara una vez más ese amor que le desbordaba su corazón fue el pecado de los hombres. Quiso, por puro amor, sin estar obligado a nada, salir a la reconquista del hombre, pues El había venido a llamar a los pecadores.

Y ese amor de Cristo en la Encarnación y durante toda su vida fue:

1. Incomparable y único porque nos ama con todo su corazón. No ama como hacemos los mortales, "a ratos". Incomparable, porque nada hay que se pueda comparar con este misterio: un Dios que se hace pequeño. Único, porque como Dios nadie puede amarnos nunca.

2. Amor sanante porque viene a cubrir nuestras miserias, a condescender con nuestras fragilidades, a perdonar nuestros más hondos pecados. A pesar de que había una distancia infinita entre Dios y el hombre, entre el ser y la nada, entre la santidad y el pecado...sin embargo, para el amor no hay distancias ni obstáculos invencibles. Tanto se abajó el Hijo de Dios al hacerse hombre que san Pablo no vacila en llamar a este misterio no sólo destrucción sino auténtico aniquilamiento: "exinanivit, formam servi accipiens": tomando la forma de siervo.

3. Amor elevante porque no sólo limpia, sino que diviniza; no sólo perdona, sino que da la fuerza para auparnos a besar a Dios, a abrazarle, a acunarle. Sabemos por la sana filosofía que el amor cuando nace tiende irresistiblemente hacia la unión espiritual con el amado; y ese amor, cuando se consuma no es otra cosa que esa misma unión. Ahora bien, como el hombre no podía elevarse por sí mismo hacia Dios y abrazarle, entonces tuvo que ser el mismo Dios quien se agachó a nosotros, como contaba el filósofo chino. Pero al agacharse, Dios no perdió nada ("Siendo El de condición divina...", Fp 2,6).

Navidad: desbordamiento del amor de Dios al hombre. Locura del amor de Dios. Si queremos que haya Navidad en nuestro corazón no tenemos otra cosa que hacer que abrir el corazón y aceptar esa invasión del amor de Dios. Ojalá que también nuestro amor a El y a nuestros hermanos tenga algo de locura, porque nos damos sin medida, sin tasa, sin regateos, sin tacañerías.

Pidamos la locura del amor. Tenemos que incendiar este mundo y hacer de él un inmenso manicomio espiritual donde sólo tengan visado los apasionados y locos por Cristo y por el Reino.



P. Antonio Rivero LC

CÓMO REACCIONARÍAS SI EN ESTA NAVIDAD RECIBIERAS ESTA CARTA DEL NIÑO JESÚS?


¿Cómo reaccionarías si en esta Navidad recibieras esta Carta del Niño Jesús?




 (ACI).- La Navidad está próxima y con ella los regalos, la cena navideña, las actividades en la parroquia, los viajes, etc. Toda una serie de actividades que podrían hacer olvidar al verdadero agasajado. Por eso, te compartimos esta historia sobre el verdadero sentido de la Navidad titulada “Carta de Jesús”. 



Querido Amigo:  

Hola, te amo mucho. Como sabrás, nos estamos acercando otra vez a la fecha en que festejan mi nacimiento. 

El año pasado hicieron una gran fiesta en mi honor y me da la impresión que este año ocurrirá lo mismo. A fin de cuentas llevan meses haciendo compras para la ocasión y casi todos los días han salido anuncios y avisos sobre lo poco que falta para que llegue. 

La verdad es que se pasan de la raya, pero es agradable saber que por lo menos un día del año, piensan en mí. Ha transcurrido ya mucho tiempo cuando comprendían y agradecían de corazón lo mucho que hice por toda la humanidad. 

Pero hoy en día, da la impresión de que la mayoría de la gente apenas sabe por qué motivo se celebra mi cumpleaños.

Por otra parte, me gusta que la gente se reúna y lo pase bien y me alegra sobre todo que los niños se diviertan tanto; pero aún así, creo que la mayor parte no sabe bien de qué se trata. ¿No te parece?

Como lo que sucedió, por ejemplo, el año pasado. Al llegar el día de mi cumpleaños, hicieron una gran fiesta, pero ¿puedes creer que ni siquiera me invitaron? ¡Imagínate! ¡Yo era el invitado de honor! ¡Pues se olvidaron por completo de mí!

Resulta que habían estado preparándose para las fiestas durante dos meses y cuando llegó el gran día me dejaron al margen. Ya me ha pasado tantísimas veces que lo cierto es que no me sorprendió.

Aunque no me invitaron, se me ocurrió colarme sin hacer ruido. Entré y me quedé en mi rincón. ¿Te imaginas que nadie advirtió siquiera mi presencia? Ni se dieron cuenta de que yo estaba allí.

Estaban todos bebiendo, riendo y pasándolo en grande, cuando de pronto se presentó un hombre gordo, vestido de rojo y barba blanca postiza, gritando: "¡jo, jo, jo!".

Parecía que había bebido más de la cuenta, pero se las arregló para avanzar a tropezones entre los presentes, mientras todos los felicitaban.

Cuando se sentó en un gran sillón, todos los niños, emocionadísimos, se le acercaron corriendo y diciendo: “¡Santa Claus!” Cómo si él hubiese sido el homenajeado y toda la fiesta fuera en su honor.

Aguanté aquella "fiesta" hasta donde pude, pero al final tuve que irme. Caminando por la calle me sentí solitario y triste. Lo que más me asombra de cómo celebra la mayoría de la gente el día de mi cumpleaños es que en vez de hacerme regalos, se obsequian cosas unos a otros y, para colmo, casi siempre son objetos que ni siquiera les hacen falta.

Te voy a hacer una pregunta. ¿A ti no te parecería extraño que al llegar tu cumpleaños todos tus amigos decidieron celebrarlo haciéndose regalos unos a otros y no te dieran nada a ti? ¡Pues es lo que me pasa a mí cada año!

Una vez alguien me dijo: "Es que tú no eres como los demás, a ti no se te ve nunca; ¿Cómo es que te vamos a hacer regalos?". Ya te imaginarás lo que le respondí.

Yo siempre he dicho: "pues regala comida y ropa a los pobres, ayuda a quienes lo necesiten. Ve a visitar a los huérfanos, enfermos y a los que estén en prisión. Todo lo que regales a tus semejantes para aliviar su necesidad, lo contaré como si me lo hubieras dado a mí personalmente" (Mateo 25,34-40).

Muchas personas en esta época en vez de pensar en regalar, hacen bazares o ventas de garaje, donde venden hasta lo que ni te imaginas con el fin de recaudar hasta el último centavo para sus nuevas compras de Navidad.

Y pensar todo el bien y felicidad que podrían llevar a las colonias marginadas, a los orfanatorios, asilos, penales o familiares de los presos.

Lamentablemente, cada año que pasa es peor. Llega mi cumpleaños y sólo piensan en las compras, en las fiestas y en las vacaciones y yo no pinto para nada en todo esto. Además cada año los regalos de Navidad, pinos y adornos son más sofisticados y más caros, se gastan verdaderas fortunas tratando con esto de impresionar a sus amistades.

Esto sucede inclusive en los templos. Y pensar que yo nací en un pesebre, rodeado de animales porque no había más.

Me agradaría muchísimo más nacer todos los días en el corazón de mis amigos y que me permitieran morar ahí para ayudarles cada día en todas sus dificultades, para que puedan palpar el gran amor que siento por todos; porque no sé si lo sepas, pero hace más de 2 mil años entregué mi vida para salvarte de la muerte y mostrarte el gran amor que te tengo.

Por eso lo que pido es que me dejes entrar en tu corazón. Llevo años tratando de entrar, pero hasta hoy no me has dejado. "Mira yo estoy llamando a la puerta, si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos". Confía en mí, abandónate en mí. Este será el mejor regalo que me puedas dar. Gracias

Tu amigo,

Jesús.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...