Mostrando entradas con la etiqueta INTERNET. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta INTERNET. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de agosto de 2016

POKÉMONGO: SEMINARISTAS EXPLICAN CÓMO USARLO PARA EVANGELIZAR


PokémonGO: Seminaristas explican cómo usarlo para evangelizar
Por Diego López Marina


 (ACI).- Un grupo de seminaristas del Seminario de Santo Toribio de Mogrovejo en Lima, Perú, y creadores del divertido videoblog “No tengas miedo” proponen algunas pautas para evangelizar con PokémonGO, el nuevo juego para dispositivos móviles Android e iOS.

“El criterio no está en utilizar los personajes de Pokémon para mantener a los chicos en la parroquia, porque se estaría cortando la verdad plena y estaríamos engañando a la gente. Hay que procurar que solo sean medios para acercar a lo que es verdaderamente bueno: Jesús”, explicó a ACI Prensa, Jan Lozano, seminarista de 25 años que será ordenado a finales de agosto y protagonista de “No tengas miedo”.

“No tengas miedo” es una nueva página de Facebook que busca evangelizar a los jóvenes y ayudar a aquellos que podrían tener vocación al sacerdocio.

“A modo personal no veo algo negativo con aprovechar la oportunidad que brinda PokémonGO para evangelizar”, dijo Jan que recuerda haber crecido viendo la serie Pokémon.


“Lo que siempre ha hecho la Iglesia es aprovechar los aspectos positivos que tenga cualquier elemento y que estos sirvan para focalizar la atención de las personas”, agregó.

También considera que los medios de comunicación, especialmente religiosos, “deben aclararle a la gente de que, cuando se usan estos personajes llamativos para evangelizar, no se está aceptando todo lo que proviene de ellos o de la serie televisiva”.

“El Evangelio nos dice que debemos ser astutos como serpientes y mansos como palomas, tenemos que aprovechar todos los medios para llevarlos al bien. Allí está la chispa y la creatividad que nos debe caracterizar. Si nos quedamos dormidos privamos la Palabra de Dios a mucha gente”, aseguró el futuro sacerdote.

El seminarista aconseja que los cristianos “debemos siempre juzgar las cosas” y no “asimilar el mundo de buenas a primeras”.

“Todo lo que está en el mundo tiene elementos buenos, la Palabra se hizo carne, pero también hay elementos malos, está la cizaña. Tenemos que hacer frecuentemente un examen de conciencia para separar los elementos de los que nos servimos, de aquellos otros que son negativos e incompatibles con la doctrina de la Iglesia”, explicó.

“Lo que siempre ha hecho la Iglesia es aprovechar los aspectos positivos 

miércoles, 13 de julio de 2016

LOS EFECTOS DE LAS REDES SOCIALES EN LA FE DE LOS JÓVENES ADULTOS



Los efectos de las redes sociales en la fe de los jóvenes adultos
Al día de hoy, las personas pasan buena parte de su vida frente a una pantalla. Es por tanto un ámbito del que las religiones no pueden evadirse


Por: Jorge Enrique Mújica | Fuente: Analisis y Actualidad 



Era el 19 de marzo de 2016 cuando se logró el record: en menos de 24 horas el Papa llegaba al millón de seguidores en su recién estrenada cuenta de Instagram. Es conocido el éxito que ha tenido en Twitter (casi 30 millones de seguidores para junio de 2016) y la buena acogida de los videos mensuales de Francisco en YouTube para el apostolado de la oración.
 
Es una realidad: las confesiones religiosas en general, y la católica en particular, han extendido su radio de trabajo pastoral al ámbito digital. La penetración que lo digital ha logrado en la vida social ha supuesto una creciente presencia activa de iniciativas católicas en las redes sociales. ¿Ha salido algo bueno de todo esto o se puede esperar que suceda?
 
Sociological Perspective, una publicación del The Pacific Sociological Association, publicó el 10 de mayo de 2016 un interesante artículo sobre los efectos de las redes sociales en las creencias religiosas de los adultos: “Fe y Facebook en una era pluralista” (“Faith and Facebook in a Pluralistic Age. The Effects of Social Networking Sites on the Religious Beliefs of Emerging Adults”).
 
El estudio explora si los adultos jóvenes que usan redes sociales son más propensos a pensar que es aceptable escoger y elegir sus creencias religiosas, y qué practican de ellas, independiente de su fe “de nacimiento” (a partir de la influencia que las religiones ejercen en ellos por medio de las mismas redes sociales).
 
El estudio elaborado y publicado por Paul K. McClure, de la Baylor University, muestra que los jóvenes adultos que usan redes sociales son entre 35% y 49% más susceptibles de creer en lo que ésta proponen, y de prácticas sincretistas, respecto a los jóvenes adultos que no usan redes sociales.
 
“Las redes sociales inclinan a que la gente escoja y elija entre una serie de cosas diferentes”, dice McClure, quien define este tipo de religiosidad digital como “fe estilo cafetería”, en virtud de que se improvisa la fe a partir de las piezas favoritas de las religiones.
 
Otro resultado del estudio revela que los jóvenes adultos que usan redes sociales son entre 53% y 80% más propensos (respecto a los adultos jóvenes que no usan redes sociales) a pensar que es aceptable que los miembros de la propia religión tomen y practiquen elementos de otras religiones.
 
Una consecuencia que evidencia el estudio es que las redes sociales pueden debilitar los lazos de los adultos jóvenes con la fe de su familia. Esto también es leído como oportunidad de las religiones que “hacen proselitismo” para llegar a nuevas personas por este nuevo medio.
 
De una visión genérica del quehacer digital católico, se evidencia que éste está enfocado no tanto a “atraer” nuevos católicos sino a mantener a los que ya lo son. Sólo como consecuencia secundaria, en virtud de presentar la belleza de la propia fe por medio de las diferentes iniciativas, es que eventualmente se da el “captar” posibles nuevos católicos.
 
Dos factores de primer plano en cualquier iniciativa en redes sociales son la interacción y el diálogo. Y es aquí donde estriba la diferencia entre “estar” en las redes sociales y “vivir” las redes sociales. Es también aquí donde el uso de Facebook u otras redes sociales por parte de las religiones en general, y de la Iglesia católica en particular, se distingue de cualquier otra estrategia de marketing: el “seguidor” no puede ser visto como táctica sino como lo que es: un hijo de Dios.
 
Al día de hoy, las personas pasan buena parte de su vida frente a una pantalla. Es por tanto un ámbito del que las religiones no pueden evadirse. Que parte de la presencia católica pase también no sólo por el hecho de promover o entretener, sino también de formar, puede ser el rasgo distintivo que haga que sus jóvenes adultos tenga una “vacuna digital” contra el sincretismo online. Después de todo el estudio de McClure muestra también que incluso estas personas no son más propensas a creer que todas las religiones son verdaderas.

sábado, 2 de enero de 2016

CELULARES Y NIÑOS ¿A QUÉ EDAD?

Celulares y niños: ¿a qué edad?
¿Es vital que compre celular a mi hijo? ¿para qué lo necesita? ¿tiene responsabilidad necesaria para su uso?
Por: Juan Camilo Díaz



Cada vez es más usual que los niños reciban como regalo un celular (móvil en algunos países). Todos los niños quieren un aparatito de esos, sofisticado, de los más “inteligentes”, y algunos padres de familia nos planteamos si debemos comprárselo o no.
Un teléfono móvil puede ser una gran herramienta para entretenerse y para el aprendizaje, pero hay que saber administrarlo. ¿Qué debemos tener en cuenta? ¿Hay una edad adecuada?
No tan pequeños…
En Colombia un estudio de la Fundación Telefónica reveló que el 42 por ciento de los niños de 6 a 9 años de edad tiene un celular. Dicha edad, según expertos en sicología infantil, no es correcta para darle un móvil a un menor pues sus niveles de responsabilidad y de detección de riesgos en las comunicaciones digitales no son lo suficientemente sólidos o bien formados.
De acuerdo con la Regla 3, 6, 9, 12, la edad más adecuada para que los niños tengan en sus manos un celular es a partir de los 12 años y casi siempre es provocado para evitar un rechazo social y quedar incomunicados por la entrada de WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea más utilizado a partir de esa edad. Es cierto, no entrar gradualmente a esos grupos o a redes sociales implicaría no estar conectado con el resto de su grupo de pares.


Se recomienda que antes de comprarle el celular a sus hijos, los padres de familia se pregunten si en vital que se lo compren, para qué se necesita y si consideran que su hijo tiene la madurez y la responsabilidad necesaria para su uso porque son muchos los riesgos que se pueden llegar a correr.
¿Qué riesgos existen?
El aparato no es un problema como tal. Lo problemático son ciertos hábitos y contenidos que conlleva el dispositivo, para lo cual, como padres, debemos mantener la alerta máxima. Veamos algunos:
Mal manejo de la intimidad: como hemos visto en otros escritos, el sexting es uno de los problemas que se puede presentar; también se pueden tener problemas por publicar información privada o muy comprometedora en las redes sociales.
Incomunicación: suena contradictorio y hasta extraño, pero así como el celular facilita la comunicación en ocasiones puede generar todo lo contrario cuando los niños no tienen normas como no usarlo en la mesa cuando se cena en familia o dejarlo a un lado cuando se pasa tiempo con los padres, hermanos, familiares y amigos.
Poco descanso: cuando no existen normas claras el niño puede permanecer hasta altas horas de la noche “pegado” al aparato lo que genera poco descanso, malos hábitos de alimentación y sueño. Este fenómeno se conoce como “vamping”.
Por estas situaciones los expertos aseguran que la edad recomendada es a partir de los 15 años de edad, en donde los niños ya son capaces de utilizarlo de forma más responsable, pero eso no significa que no se corran riesgos y la orientación de los padres de familia es fundamental.
Tenga en cuenta…
Dejar de lado y apagar el celular cuando lleguen a casa. Es importante que los niños sepan que una vez entran a casa se debe vivir al máximo el tiempo con la familia. Apagarlo, además, les evita ansiedad por esperar que los llamen o mirar si les llegó un nuevo mensaje.
La privacidad es una lección que debemos enseñarles. Es bueno que los niños sepan proteger su intimidad y privacidad evitando publicar contenido inadecuado propio o de otra persona.
El ejemplo que podamos darles juega un papel fundamental. Es el mejor maestro: no le pidamos a nuestros hijos lo que no somos capaces de hacer. Cuando lleguemos a casa apaguemos el aparato y dejemos la oficina atrás. ¡Vivamos con nuestros hijos el tiempo valioso en familia!
Los dispositivos electrónicos, como el celular, son una maravilla y nos facilitan muchas cosas. Pero debemos aprender a utilizarlos y ayudar a nuestros hijos a hacer un uso seguro, constructivo y responsable.

viernes, 20 de noviembre de 2015

HAY VIDA MÁS ALLÁ DEL WHATSAPP


Hay vida más allá del WhatsApp




Luego de un tiempo de esfuerzo tuve que darme por vencido y volver a instalar WhatsApp en mi celular. Saturado al recibir demasiados mensajes innecesarios e inoportunos y por leer toda la basura que manda gente más desocupada que uno, a mediados de agosto decidí borrar la bendita aplicación, convertida en un motivo de molestia permanente.

El hecho de que cualquier persona que tenga el número celular de uno se sienta con derecho a escribirle a cualquier hora para decirle cualquier cosa, o para incluirlo en un grupo que a usted no le interesa, me resultaba muy molesto. Si a eso se suma la ansiedad que causamos o que sentimos cuando no hay respuesta inmediata a ese mensaje que ya tiene doble chulo azul, la situación se vuelve aún más crítica.

Para acabar de completar, la adicción a WhatsApp no solo lo convierte a uno en una persona menos productiva sino que puede transformarlo en un perfecto antisocial que no se relaciona cara a cara con nadie y en un maleducado que nunca levanta la mirada por estar tecleando frenéticamente con sus pulgares.

Sin embargo, aunque tuve que dar marcha atrás –sobre todo por razones de trabajo– este breve autoexilio digital me dejó varias enseñanzas. En primer lugar, las semanas que estuve alejado de WhatsApp me sirvieron para recuperar buena parte de mi tranquilidad cotidiana. Los valiosos minutos que antes dedicaba a revisar periódicamente el teléfono para ver si me habían entrado mensajes los pude destinar a otras actividades más gratas o más fructíferas.

También me di cuenta de que en un alto porcentaje los chats, lejos de ser imprescindibles, terminan convertidos en una perdedera de tiempo. Asuntos que para su trámite requieren treinta minutos por WhatsApp se pueden resolver en treinta segundos con una simple llamada.

Además, las cuestiones de veras importantes no llegan por un chat y muchas de las que llegan por esa vía pierden su intensidad o su verdadero significado. La vida real no está en las redes sociales, sino en las miradas, en el contacto, en el aliento, en la voz, en las sonrisas, en los gestos, en los suspiros, en los abrazos o en las lágrimas; no en unas figuritas amarillas que hoy por hoy se les mandan por igual al compañero de trabajo, a la familia, a la novia o al señor que cuida el perro.

No es lo mismo decir “te quiero” en persona –o incluso por teléfono– que enviar corazoncitos o caritas felices por WhatsApp. No nos digamos mentiras: ninguna colección de ‘emojis’ va a reemplazar jamás el impacto de unos ojos aguados ni la emoción de una voz entrecortada por la alegría o el dolor.

No puedo negar que WhatsApp es una plataforma muy útil, sobre todo para comunicarse desde y hacia otro país, pero sería interesante saber qué porcentaje de los 54.000 millones de mensajes que se envían a diario valen la pena o cuántos de sus más de 800 millones de usuarios están dejando pasar la vida sin darse cuenta, por estar pegados a la pantalla del celular.


Vladdo en El Tiempo

martes, 10 de noviembre de 2015

10 NORMAS ANTES DE PUBLICAR INFORMACIÓN DE SUS HIJOS EN REDES SOCIALES


10 Normas antes de publicar información de sus hijos en redes sociales 


Debemos partir de la certeza que en las redes sociales, especialmente Facebook, no solamente están sus amigos y conocidos, también se encuentra gente mala...


Por: Juan Camilo Díaz | Fuente: El Tiempo.com 




Los padres de familia vivimos orgullosos de nuestros hijos. Como la familia es el único lugar en donde se ama realmente a la persona por lo que es, pues amamos a nuestros hijos de una manera increíble, a tal punto que nuestro Facebook está destinado y dedicado, en muchos casos, a exaltar la belleza, capacidades, destrezas y actividades de los menores (hijos, sobrinos).



Sin embargo, publicar información y/o fotos de los chiquitines puede ser muy peligroso ya que no podemos saber a ciencia cierta quienes las van a ver y para qué las pueden utilizar (pornografía por ejemplo…). Por ese motivo es necesario que tome atenta nota de estas 10 normas que debe tener en cuenta antes de publicar imágenes de sus hijos y/o sobrinos en las redes sociales:

1. Jamás se debe ver en la foto los lugares, como colegio o parques, que el menor de edad frecuenta. Esto le daría señales a los criminales de los lugares donde lo pueden encontrar.

2. Evite publicar imágenes en donde el menor aparezca al lado del automóvil y mucho menos que se vea claramente la placa.

3. Esta es de sentido común: evite publicar información, además de la imagen, en donde indique nombre, apellido y edad. Incluso sea cuidadoso para que el archivo original no contenga esa información.


4. Nunca publique información que contenga las actividades y los horarios del pequeño. Por ejemplo: “Hoy clase de arte a las 5 pm en La Calleja”.

5. Por favor evite comentarios sentimentales. Me explico: si está de viaje no publique una foto en donde el texto sea algo como “los extraño mucho, ya el sábado nos veremos”. Eso es decirle a los criminales: “sigan, adelante, están solos. ¡Y hasta el sábado!”.

6. Como está de moda geolocalizar las imágenes que tomamos con celulares y tabletas, es recomendable que desactive esa herramienta ya que le está dando información de más a los malandros.

7. Esta es muy lógica: por favor no publique imágenes en donde el niño o niña aparezca con el uniforme y el escudo del colegio en donde estudia. ¡Y mucho menos si el menor aparece en ropa interior o vestido de baño!

8. Advierta a familiares y amigos para que no comparta la información si usted de repente se pasó de comunicador…

9. Tenga en cuenta que una vez publicada la información ya es PÚBLICA, es decir que desde ese momento es IMPOSIBLE borrarla.

10. Una pregunta antes de publicar: ¿tengo el derecho, o por lo menos es responsable, publicar información de mis hijos o sobrinos sin su consentimiento? ¿Te gustaría que alguien publicara tu vida en la web?

Lamentablemente debemos tener en cuenta que en Internet abundan los malos, los criminales, que se aprovechan, en muchos casos, de nuestra inocencia e ingenuidad. Queremos exaltar a nuestros hijos y sobrinos, pero eso tiene sus riesgos. Por eso hay que ser cuidadosos.

Creo que se escapa una norma 11: así como cuidamos a nuestros niños en el mundo real, en la calle, así de precavidos debemos ser en el mundo virtual…

*Este artículo fue publicado incialmente en ElTiempo.com Con la autorización de su autor y, por su utilidad, lo reproducimos también en nuestro portal.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

FACEBOOK Y LA AMISTAD

Facebook y la amistad
La experiencia «imperfecta» de amistad en Facebook, sin embargo, apunta a la perfección


Por: P. Jorge Enrique Mújica | Fuente: Zenit.org 



Quien registra un perfil para comenzar a interactuar con otros usuarios en Facebook puede darse cuenta que a la base de las relaciones posibles en esa red social está un valor: la amistad.
La dinámica de la comunicación entre usuarios en Facebook parte de las relaciones entre amigos y para que esas relaciones sean posibles precisan de que los interesados sean «amigos» en esa red social. Ese «ser amigo» sigue un procedimiento antes de llegar a ser una realidad digital: un usuario pide amistad a otro por medio de la opción «solicitud de amistad». Pero no basta solicitar: la petición debe ser confirmada por el otro usuario a través de la opción «confirmar amistad» para que cobre efecto. Hecho esto último hay una nueva relación de amistad en el ambiente que Facebook ofrece.
Es cierto que no pocas veces esa «nueva amistad» es sólo la prolongación de una serie de relaciones previas surgidas en el ámbito de las relaciones cara a cara. Otras tantas supone el reencuentro con conocidos de antaño mientras que en otras más es el desenlace de una serie de experiencias de conocimiento humano surgidas en el contexto del mismo Facebook (gracias a la compatibilidad en torno a intereses u otro grupo de afinidades).
Al profundizar el tema de la amistad en Facebook se puede descubrir, por un lado, que lo que tradicionalmente consideramos «amistad» ha encontrado un nuevo escenario de prolongación vivencial; y, por otro, que la experiencia misma de lo que hoy allí muchos asocian al concepto «amistad» supone, por lo menos, una mutación de significado.
Acerca de esto último, es sobre todo en el grupo de quienes nacieron cuando internet ya existía en los que el valor amistad implica unas dimensiones de relación distintas a las tradicionales: piénsese en que ahora las interacciones mediadas por la tecnología son el modo más generalizado por el que los nativos digitales expresan su cercanía, muestras de afecto y otros gestos propios de los amigos. Estas «formas sociales» están pasando a ser la manera ordinaria de relación también para muchos inmigrantes digitales.
Si consideramos internet como lo que es, un ambiente, podemos decir que entonces el lugar donde la amistad se manifiesta simplemente ha cambiado de escenario o al menos que ha encontrado uno nuevo. Pero internet no es un ambiente sustitutivo sino complementario o, mejor dicho, a integrar en la vida humana que es una sola.

Considerando esto es que podemos advertir que la «amistad» que Facebook posibilita y muchos viven supone una mutación de significado. Mutación porque en definitiva la «amistad» pierde características que le son propias como la dimensión física del trato personal entre humanos. No es que Facebook en particular, o las redes sociales en general, no constituyan auténticas plataformas donde la amistad es una realidad vivida y vivible; lo que sucede es que por su misma naturaleza presentan limitantes que la llevan a ser un espacio imperfecto de amistad.
Esto en razón de no ser áreas físicas donde la gestualidad y la palabra hablada pueden fortalecer las relaciones o el simple hecho de que el radio de amigos difícilmente puede llegar a las 2.000 personas, como tantas veces sucede a quienes más que amistad buscan popularidad.
La experiencia «imperfecta» de amistad en Facebook, sin embargo, apunta a la perfección. Es así que podemos apreciar mejor el hecho de que las redes sociales como Facebook han acercado a las personas. Ciertamente tampoco podemos dejar de reconocer que se ha dado una cierta banalización ya no sólo del concepto sino de la misma experiencia de amistad.
Las personas con más amigos en Facebook son percibidas como más populares. Y en la búsqueda de esa popularidad los usuarios aceptan a tantas personas como «amigos» cuando en realidad lo que en el fondo se quiere es potenciales dadores de «me gusta» para las propias publicaciones. El otro no es visto como «amigo» sino como un simple número al servicio del propio ego.
Uno de los momentos en que el valor de la amistad queda más al descubierto en el Evangelio es cuando Jesucristo dice a sus apóstoles: «Ya no os llamo siervos sino amigos». No es una declaración cualquiera sino una transformación de relaciones: el que antes era un servidor ahora es llamado amigo. No se trata sólo de un cambio denominacional sino un auténtico cambio de relaciones con todas las implicaciones que eso supone: ya no es una relación vertical sino horizontal. De esta manera Dios indica cómo debe ser tratado el ser humano: como amigo. Y tal vez sea esta la cristianización que se pueda hacer de la amistad en Facebook.
Este artículo es parte del número de octubre de 2015 de “Informarse, revista electrónica de cultura humanística” que en su más reciente edición está dedicado al tema de la amistad. 

miércoles, 2 de septiembre de 2015

USO INTENSIVO, USO ABUSIVO Y ADICCIÓN DE INTERNET

Uso intensivo, uso abusivo y adicción
algunos conceptos en relación al uso excesivo o problemático de Internet y o las nuevas tecnologías
Por: Jorge Flores Fernández, Fundador y Director de PantallasAmigas | Fuente: Catholic.net 



La primera distinción importante es diferenciar uso, abuso y adicción, más aún cuando se trata de herramientas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) cuya utilización cotidiana, tanto en el ámbito personal como laboral es, por lo general, constante y en ocasiones intensiva.
Otro matiz importante que debe realizarse es que el abuso de una determinada tecnología no debe ser analizada tanto por el canal, contexto o medio utilizado (Internet, smartphone, videojuegos) sino por la función que cumple o necesidad que satisface (comunicación, entretenimiento…) Así, por ejemplo, es más acertado hablar de “enganche” a las ciberapuestas o a la mensajería instantánea que hablar de “enganche” a Internet o a los smartphones. Dada la convergencia de funciones y dispositivos, el qué o el cómo pierde relevancia frente al para qué.
Atendiendo de forma expresa al uso de Internet entre adolescentes en particular es posible identificar algunas circunstancias que fomentan el uso intensivo que, en ocasiones extremas, puede ser valorado sino clínicamente, sí socialmente, como adicción:
-                El uso de las TIC proporciona recompensa inmediata.
-                Existe permisividad social puesto que estar “conectado” no incrimina e incluso puede ocultarse.
-                Ser competente digitalmente aporta reconocimiento.
-                Se precisa un muy bajo umbral de entrada tanto de conocimiento como económico.
-                Existe disponibilidad alta y creciente tanto en el tiempo (horas, días…) como en el espacio (portabilidad y movilidad).
-                Soporta una presión de mercado importante con permanentes y estimulantes novedades.
¿Es posible pensar en alguna adicción comportamental diferente a las TIC que reúna todas estas características facilitadoras en tal grado de intensidad? No, menos aún si pensamos en adolescentes.
Si bien es cierto que en el ámbito científico se está analizando como adicción el uso extremo de videojuegos online multijugador, aún no se considera como tal en el la última edición del “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales” DSM-5, ya que todavía no hay estudios concluyentes.

“Sergio@SuAmigo: la aventura de un niño y su uso abusivo del ordenador y de Internet”
Si tienes alguna pregunta o inquietud respecto al tema, comunícate al consultorio virtual de: Urko Fernández Román, director de proyectos de PantallasAmigas

miércoles, 29 de julio de 2015

NORMAS DE ETIQUETA EN LAS REDES SOCIALES



Normas de etiqueta en las redes sociales
Netiqueta de PantallasAmigas para una mejor convivencia en las redes sociales. 


Netiqueta es un compendio de indicaciones para guardar las buenas formas en Internet


Por: Jorge Flores Fernández, Fundador y Director de PantallasAmigas 



Netiqueta quiere decir “normas de etiqueta en la Red” o, de otra manera, compendio de indicaciones para guardar las buenas formas en Internet. Se trata de un conjunto de sugerencias que nace por convenio entre las personas que comparten un espacio común, una aplicación, un servicio determinado en Internet. No tienen validez legal y son complementarias a las normas generales de uso, las reglas del servicio, que pueda tener cada website o servicio online. Si no se respetan, se pueden causar molestias y la persona responsable puede ser ignorada e incluso repudiada por el resto de la comunidad de usuarios.
Son pautas que facilitan la comunicación y la convivencia digital. Cuando el conjunto de personas que comparten un lugar en la Red las respetan, el ambiente es mucho más agradable, satisfactorio e interesante. Es por ello que han surgido de manera espontánea desde el inicio de la comunicación online. Las hay generales para Internet o específicas para las redes sociales, los chats, los foros, los blogs… Son convenios que cambian con el paso del tiempo debido a la evolución de la Red y sus aplicaciones y, por supuesto, al cambio en las características e intereses del conjunto de usuarios que las comparten.
La Netiqueta Joven para Redes Sociales ofrece pautas para la convivencia online y sirve de referente para el ejercicio de la ciudadanía digital. No se trata de una lista de consejos de seguridad para evitar riesgos propios o ajenos. Sin embargo, las buenas formas, la cortesía y el respeto por los demás implican también no perjudicar su seguridad ni privacidad. Al mismo tiempo, es preciso ayudar a los demás a que sean buenos convecinos online y no nos causen molestias, ni siquiera de manera involuntaria.
La Netiqueta Joven para Redes Sociales está pensada por y para los adolescentes y jóvenes que disfrutan de su vida online en redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, YouTube... Tiene como finalidad mejorar su experiencia online en estos nuevos entornos de socialización intensiva. Contribuye a mejorar la ciberconvivencia y a evitar conflictos, potencia el sentimiento de pertenencia a la comunidad y de corresponsabilidad, y deviene, en definitiva, en el ejercicio y construcción de la ciudadanía digital activa como garante imprescindible de los derechos y deberes individuales y colectivos.
Cuenta con 16 enunciados articulados en tres fines principales:
·       Guardar consideración y respeto por las demás personas.
·       Preservar la privacidad ajena.
·       Contribuir al buen ambiente de la Red.

Netiqueta de PantallasAmigas:


Muestra consideración y respeto hacia los demás:
1) Pide permiso antes de etiquetar fotografías subidas por otras personas.
Puede ser que a pesar de estar publicadas online no sea conveniente estar etiquetado para alguien.
2) Utiliza las etiquetas de manera positiva, nunca para insultar, humillar o dañar a otras personas.
Ayuda a crear el ambiente agradable y de confianza que a todos nos gusta compartir.
3) Mide bien las críticas que publicas. Expresar tu opinión o una burla sobre otras personas puede llegar a vulnerar sus derechos e ir contra la Ley.
La libertad de expresión termina donde comienzan los derechos de los demás. La injuria, la calumnia y otras acciones contra el honor o la intimidad son delitos.
4) No hay problema en ignorar solicitudes de amistad, invitaciones a eventos, grupos, etc.
Si lo hacen contigo, no insistas ni pidas explicaciones.
5) Evita la denuncia injusta como SPAM para no perjudicar a quienes hicieron comentarios correctos.
La información abundante, interesante y veraz es un tesoro.
6) Usa las opciones de denuncia cuando esté justificada la ocasión.
Realizar acusaciones a la ligera o de manera injusta genera desconfianza y enfado.

Cuida la privacidad de las demás personas:
7) Pregúntate qué información de otras personas expones y asegúrate de que no les importa.
En ocasiones contamos aspectos de nuestra vida con otras personas o de la vida de los demás sin tener en cuenta cómo les puede afectar que eso se sepa. Respeta la privacidad de los demás como te gustaría que respetasen la tuya.
8) Para etiquetar a otras personas debes hacerlo sin engaño y asegurarte de que no les molesta que lo hagas.
Cuando etiquetas a alguien estás aportando mucha información que además, en muchos casos, se propaga de forma inesperada e incómoda.
9) No puedes publicar fotos o vídeos en las que salgan otras personas sin tener su permiso, como regla general.
La imagen (fotografía, vídeo…) de cada cual es un dato personal y el derecho a decidir cómo se utiliza le pertenece a esa persona en exclusiva.
10) Antes de publicar una información que te han remitido de manera privada, pregunta si lo puedes hacer.
En las redes sociales, la información circula con demasiada velocidad de un lado a otro y lo que es privado se puede convertir en un secreto a voces.

Contribuye al buen ambiente de la Red:
11) Facilita a los demás el respeto de tu privacidad e intimidad. Comunica a tus contactos, en especial a los nuevos, cómo quieres manejarlas.
Deja claro tu criterio para que lo puedan respetar diciéndoles qué cosas no admites como, por ejemplo, que reutilicen fotos que puedan ver en tus álbumes privados, que te etiqueten sin permiso o que expongan datos acerca de ti en páginas a la vista de otros.
12) Recuerda que escribir todo en mayúsculas puede interpretarse como un grito.
Se trata de un acuerdo, de una norma no escrita que muchas personas utilizan. Tenerla en cuenta no supone esfuerzo y ayuda a entenderse bien en cualquier circunstancia.
13) Usa los recursos a tu alcance (dibujos, símbolos, emojis, emoticonos…) para expresarte mejor y evitar malentendidos.
El estado de ánimo, las diferencias culturales o sociales, las experiencias previas… pueden dificultar la comunicación entre dos personas, más aún si ni están cara a cara. Comprender y utilizar símbolos de apoyo te ayudará a esquivar problemas por malas interpretaciones.
14) Ante algo que te molesta, trata de reaccionar de manera calmada y no violenta.
Nunca actúes de manera inmediata ni agresiva. A veces las cosas no son como parecen. Puede que simplemente busquen la provocación o el engaño y si se reacciona mal habrán conseguido su objetivo. Puede tratarse también de errores o acciones no intencionadas.
15) Dirígete a los demás con respeto, sobre todo a la vista de terceros.
Si alguien comete algún error, imprudencia o te molesta, sé amable al hacérselo ver y, si es posible, hazlo en privado.
16) Lee y respeta las normas de uso de la Red Social.
No todas las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, YouTube…) tienen las mismas reglas. Sin embargo, siempre son las reglas de juego de obligado cumplimiento para todos.

lunes, 18 de mayo de 2015

REGLAS BÁSICAS EN INTERNET




Reglas básicas en Internet

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la seguridad para evitar recibir infección por virus o para que no nos roben nuestros datos personales. Para ello, observemos al menos las siguientes normas:

1. No deben abrirse los mensajes electrónicos de origen desconocidos.

2. No deben facilitarse datos personales ni códigos PIN de acceso.

3. No deben abrirse archivos de remitentes desconocidos.

4. No deben apuntarse las claves de acceso PIN en ningún documento. Hay que guardar en un lugar seguro la tarjeta de coordenadas.

5. No deben utilizarse PIN triviales o fáciles de deducir.

6. No hay que confiar nunca en los regalos y las promociones fáciles de obtener, ni responder a mensajes que soliciten información de forma urgente.

7. Debemos disponer de un sistema antivirus, utilizarlo y, periódicamente, actualizarlo. También es conveniente instalar un sistema anti espía para evitar los programas espía y de publicidad no deseada.

8. Hay que tener actualizado el navegador, y también instalar los parches del sistema operativo.

9. Es importante tener en cuenta unas normas de protección del PC.

10. Es necesario mantenerse informado sobre la seguridad general en el uso de internet.

Además, en nuestras relaciones cotidianas con los demás, hay normas de cortesía y de saber estar que es conveniente respetar para llevarse bien con todo el mundo. Lo mismo sucede en internet. Acá hay algunas cosas básicas:

a) Compórtate con el resto de los internautas de la misma manera que te gustaría que ellos se comportaran contigo. Dicho de otra forma, no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.

b) Internet puede parecer impersonal, especialmente porque estás tú solo detrás de una pantalla. Sin embargo, no olvides nunca que, al otro lado de la pantalla, puede haber cientos de personas.

c) No utilices LETRAS MAYÚSCULAS para insistir sobre cualquier cosa. El uso de letras mayúsculas puede ser entendido por el que lee como un grito o una orden.

d) No hagas comentarios ofensivos o fuera de lugar. Y no te dejes arrastrar por el enervamiento o las groserías de otros. En internet, se conoce como "flaming": la inserción en foros de discusión de mensajes con la intención de ser agresivo u ofensivo. Estos mensajes son llamados "flames" (llamas). Las "flames" intentan contrariar u ofender a los internatuas que participan en los foros de discusión o en los "chats". Intentan imponerse por la fuerza más que por la discusión. Una secuencia de intercambio de "flames" se llama "flamewar" (guerra de llamas). Otros tienen por único objetivo lanzar temas polémicos sólo por el placer de enfadarse con los otros internautas. Esto se llama "trolling" y a los que lo hacen se les llama "trolls".

d) Participa en las discusiones, da tu opinión, pero no te mezcles en disputas con los demás.

e) Relee siempre tus mensajes antes de enviarlos por la red. Debes respetar las reglas ortográficas igual que si se tratara de correo ordinario.

f) Procura que tus mensajes sean lo más cortos posibles.

g) Respeta los temas de los foros, las sesiones de conversación, etc. Si quieres hablar de otra cosa, lanza un nuevo tema en el foro o una nueva discusión.

h) En los foros, firma tus mensajes con tu seudónimo o tu nombre de usuario, jamás con tu propio nombre.

i) Respeta la vida privada de los otros.

j) No tengas en cuenta los fallos de otros internautas, muchas veces son usuarios que están dando sus primeros pasos en la red.

k) Ten la amabilidad de contestar los mensajes que te envían.

l) Cuando envíes a otras personas escritos que no son de tu autoría, menciona siempre el autor o la fuente.



martes, 5 de mayo de 2015

LA RED INALÁMBRICA ESPIRITUAL

La Red Inalámbrica Espiritual
¿Cómo resuelvo los bloqueos, las interferencias que aparecen en la parte mía de conexión a la red?


Por: Jesuita Guillermo Ortiz | Fuente: es.radiovaticana.va



¿Qué hace una lámpara sola, una llave de agua sola, por más grandes y potentes que sean, sino están conectadas a la red eléctrica o a la fuente de agua? No hay agua, ni luz sin conexión con la fuente o la red eléctrica. Como la cañería que conecta la llave a la fuente de agua, como el cable y el enchufe que conecta el aparato a la red eléctrica de la casa y el barrio, lo mismo sucede en la red espiritual.Y sabemos que en ambas redes puede haber bloqueos, rupturas. Que hay que mantenerlas y cuidarlas. 
Esta conexión, este lazo invisible o visible, es fuerte en la naturaleza, como lo es el flujo fecundo de la sabia dentro del árbol; los ríos y canales subterráneos y profundos; la complejidad interior de los ecosistemas. Lo material es imagen de lo espiritual, como esta conexión y este flujo interior que muchas veces no vemos, pero que sí podemos sentir en nuestro propio interior. También en lo espiritual hay una linfa, una sabía, un plasma que fluye por la conexión, comunicación, unión, comunión en el cuerpo místico de Cristo, entre la cabeza y los miembros, como entre la raíz y las ramas del árbol que florecen y fructifican, está el tronco fuerte.
El flujo en esta conexión, en esta red, en esa común unión, es el Espíritu de Vida plena en el amor que Jesucristo respira con el Padre Dios, como Hijo Amado. Y por la encarnación, muerte y resurrección del Hijo, estamos llamados a entrar vos y yo en este flujo de Vida plena.
Ahora con wifi y las redes inalámbricas y virtuales, el flujo material también es invisible, pero se necesita una clave para la conexión. Sin la clave, sin la pasword tampoco hay conexión. ¿Estoy conectado a la red espiritual por la que fluye el Espíritu de Vida plena en el amor, la luz y la fuerza del Espíritu del Padre y del Hijo?, ¿Cómo resuelvo los bloqueos, las interferencias que aparecen en la parte mía de conexión a la red?
Para entrar en unión y comunión en la super red que es el Cuerpo de Cristo, la comunidad parroquial, la Iglesia, la clave, la pasword, es para el católico la Palabra de Dios, el Evangelio de Jesús y la Sucesión Apostólica que hace posible la continuidad y la eficacia de los Sacramentos; el flujo del poder sanador y vivificante del Amor de Dios en estos “misterios” o sacramentos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...