Mostrando entradas con la etiqueta MADRE TERESA DE CALCUTA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MADRE TERESA DE CALCUTA. Mostrar todas las entradas

martes, 30 de agosto de 2016

SABÍAS QUE LA MADRE TERESA DE CALCUTA TUVO VISIONES DE JESÚS?


¿Sabías que la Madre Teresa tuvo visiones de Jesús?
Por Hannah Brockhaus


 (ACI).- La Madre Teresa dialogó y tuvo visiones de Jesús antes de fundar a las Misioneras de la Caridad, algo que no se supo sino hasta su muerte, un hecho que también era ignorado por uno de sus amigos durante 30 años, el P. Sebastian Vazhakala.

En diálogo con ACI Prensa, el sacerdote misionero de la caridad explicó que este dato “fue un gran descubrimiento”.

Cuando en 1997, solo dos años después de su muerte, se abrió la causa de canonización de la religiosa se encontraron diversos documentos en los que se relataba estas locuciones y visiones que la Madre Teresa tuvo muchos años atrás.

El período de esta profunda experiencia transcurrió entre el 10 de septiembre de 1946 y el 3 de diciembre de 1947, cuando la Beata aún permanecía a las hermanas de Loreto.

La Madre Teresa escribió un día que durante la Comunión le escuchó decir a Jesús: “Quiero religiosas indias, víctimas de mi amor, que sean como Martha y María, que estén tan unidas a mí como para irradiar mi amor a las almas”.

En estas locuciones el Señor instruyó a la Madre Teresa para que fundara las Misioneras de la Caridad. Otra de las cosas que le dijo Jesús a la religiosa fue “Ven sé mi luz”, que es además el título del libro que el postulador de la causa de canonización, P. Brian Kolodiejchuk, publicó con las cartas privadas de la Beata.

En otra de las visiones, Jesucristo le dijo a la Madre Teresa que en la nueva congregación debía haber “religiosas libres cubiertas con la pobreza de la cruz. Quiero hermanas obedientes cubiertas con la obediencia de la cruz. Quiero religiosas llenas de amor cubiertas con la caridad de la Cruz”, explica el P. Vazhakala.

Luego de esta muy intense época de visiones y locuciones del Señor, en 1949 la Madre Teresa comenzó a experimentar una “terrible oscuridad y sequedad” en su vida espiritual, una etapa que duraría 50 años, casi hasta el final de sus días, un tiempo que en la vida de fe puede llamarse la “noche oscura”.

Hace unos años, en una entrevista concedida a un medio español, el P. Brian Kolodiejchuk explicó que la llamada “noche oscura” es un momento “de la vida espiritual en el que la persona es purificada antes de la unión íntima y transformante con Cristo”.

“Lo que entendemos por noche oscura fue vivido por la beata cuando todavía estaba en Loreto, la congregación religiosa donde empezó su entrega a Dios. Los años 1946-1947 fueron de íntima unión gozosa y dulce con Jesús. ‘Jesús se me dio’, dice la Madre en una de sus cartas. La unión de la Madre con Jesús fue como ‘violenta’, hondamente sentida y vivida. Luego, al empezar la obra con los pobres y la fundación de la congregación, vino esa nueva y prolongada oscuridad que ya no era preparatoria de otra etapa espiritual. De esta oscuridad habla ella en cartas a sus confesores y directores espirituales”.

“En 1942 la Madre hizo un voto de no negar nunca nada a Jesús. Poco después fue cuando oyó que Jesús le decía: ‘Ven, sé mi luz’. Al principio la Madre llevaba la ‘luz’ a lugares incluso de absoluta oscuridad física: muchos pobres no tenían ni ventanas. Aceptó su oscuridad interior para llevar a la luz a otros. El jesuita Neuner (uno de sus confesores) en 1962 le explicó que esa oscura noche era el ‘lado espiritual de su trabajo apostólico’”, explicó el P Kolodiejchuk.

En el reciente diálogo del P. Vazhakala con ACI Prensa, el sacerdote recuerda que la Madre Teresa decía que “si mi oscuridad y sequedad puede ser una luz para algunas almas, déjenme ser la primera en hacer eso. Si mi vida, mi sufrimiento, va a ayudar a salvar a las almas, entonces prefiero sufrir y morir desde la creación del mundo hasta el fin de los tiempos”.


El sacerdote recuerda que la religiosa también decía que “cuando muera y vaya a casa con Dios, podré llevar más almas a Él”.

“No voy a dormir en el cielo, voy a trabajar más duro de otra forma”, afirmaba.

____________________________

Mary Shovlain contribuyó con este artículo

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

sábado, 27 de agosto de 2016

SUCESORA DE MADRE TERESA PROPONE ENSEÑANZA CLAVE DE LA BEATA EN VÍSPERAS DE CANONIZACIÓN


Sucesora de Madre Teresa propone enseñanza clave de la Beata en vísperas de canonización

Madre Teresa (1994) / L' Osservatore Romano




ROMA, 26 Ago. 16 / (ACI).- La Hermana Mary Prema, actual Superiora General de las Misioneras de la Caridad, aseguró que la enseñanza más importante que pudo dejar la Beata Madre Teresa de Calcuta fue “hacer siempre las cosas pequeñas con gran amor”.

“No tenemos que esperar grandes ocasiones para amar y darnos a nosotros mismos, sino en las pequeños momentos de nuestra vida en comunidad, y especialmente en el servicio a los pobres. Al limpiar, lavar, al dar una sonrisa o una palabra amable”, expresó la sucesora de la Madre Teresa en diálogo con ACI Prensa, días antes de la canonización de la Beata el 4 de septiembre en el Vaticano.

La religiosa aconsejó también que “no tengamos prisa” y “no participemos en una carrera en la que los proyectos y planes nos priven de lo que realmente nos hace humanos, que es amar y ser amado (…). Insistir y trabajar en el amor nos hace más capaces de aceptar lo que Dios nos muestra a través del sufrimiento, por medio de rechazo u otras dificultades”.

Sor Mary Prema conoció a la Madre Teresa en 1980 cuando apenas tenías 20 años, justo después de leer su biografía “Algo Bonito para Dios” de Malcolm Muggeridge. “La vi por primera vez cuando ella tenía 70 años, por lo que ya estaba un poco encorvada, pero sus ojos estaban llenos de vida y en el interior estaba su grandeza”.


Aseguró que el amor incondicional de madre fue lo más destacable de su predecesora: “no fue su apariencia, fue la forma como se relacionó conmigo y con la que se hizo a sí misma útil en la comunidad lo que me hizo conocer a una persona que ama, que me aceptó, que me quiso y fue una madre para mí”.

Al poco tiempo de conocerla, Sor Mary Prema sintió el llamado a unirse a las Misioneras de la Caridad y por ello se trasladó a la India.

"Me impresionó la sencillez de la vida que las hermanas llevaban en Calcuta y yo no podía olvidarlo. Luego, lentamente, conforme mi vida de oración se fue haciendo más rica, sabía que quería dar todo por Jesús”, recordó.

Elegida como Superiora General de las Misioneras de la Caridad el 24 de marzo de 2009, Sor Mary Prema se convirtió en la segunda sucesora de la Madre Teresa tras su fallecimiento en 1997.

Para la Madre Teresa, relata Sor Mary Prema, no sólo había mucho sufrimiento físico en el mundo, sino también un profundo sufrimiento invisible y espiritual que se encuentra "en el pecado y en la adicción a las conductas pecaminosas”.

“El sufrimiento espiritual no solo es un verdadero sufrimiento para aquellos que están en la ceguera del pecado, sino también para aquellos que están sufriendo las consecuencias de esos pecados", añadió la religiosa.


La solución, para la Madre Teresa, era simplemente amar a Jesús y practicar la misericordia. “Ella fue un pequeño lápiz en la mano de Dios. Y tenía un solo deseo, conocer y amar a Jesús, y que sea conocido y amado por todos. Su gran deseo era hacer que la gente se beneficie y sea bendecida por el amor misericordioso de Dios, con el que ella, a través de sus trabajos humildes, presentaba de una forma tangible a las personas”.

Finalmente dijo estar “muy feliz” por haber llegado a Roma a tiempo para ayudar con los preparativos de una serie de celebraciones litúrgicas y actividades para la canonización de Madre Teresa.

“Percibo cada vez más cuán ventajoso es para la Iglesia y especialmente para nuestra congregación que nuestra fundadora sea canonizada. Estamos muy, muy agradecidas a Dios y al Santo Padre por haberle dado este honor”, concluyó.

viernes, 29 de julio de 2016

TESTIMONIO DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA


Testimonio de la Madre Teresa de Calcuta


Un hombre vino a nuestra ‘Casa del Moribundo’ cuando acabábamos de traer a un enfermo recogido en la calle. Lo habíamos recogido de una alcantarilla, y estaba cubierto de gusanos. Sin saberse observada, una hermana acudió a atender al enfermo. Aquel hombre se quedó mirando a la hermana: con qué delicadeza lo trataba, lo lavaba, le sonreía. En fin, todos los detalles. Aquel hombre, tras observar el espectáculo sin perderse un detalle, se dirigió a mí para decirme:

 “Vine aquí sin Dios, con el corazón lleno de odio.

 Vine aquí... (y añadió todos los adjetivos que logró encontrar para calificar su estado de ánimo anterior). Ahora me voy lleno de Dios. He visto el amor de Dios en acción. A través de las manos de esa hermana, a través de su expresión, de su ternura tan llena de amor hacia aquel pobre infeliz, he visto descender el amor de Dios a aquel hombre por medio de la hermana. Ahora creo”.

¡Qué lindo si nuestros actos comunes de la vida de todos los días fueran capaces de ayudar a algún ateo a recobrar la fe!

lunes, 25 de julio de 2016

LA IMPORTANCIA DEL SILENCIO PARA EL ENCUENTRO CON JESÚS, SEGÚN LA MADRE TERESA DE CALCUTA


La importancia del silencio para el encuentro con Jesús, según la Madre Teresa de Calcuta
No podemos entrar inmediatamente en la presencia de Dios sin una experiencia de un silencio interior y exterior 


Por: Madre Teresa de Calcuta. Extracto de su libro | Fuente: pildorasdefe.net 




Resulta muy difícil predicar cuando no se sabe cómo hacerlo, pero debemos animarnos a predicar. Para ello, el primer medio que debemos emplear es el silencio. Las almas consagradas a la predicación son almas que se sumergen en un gran silencio. No podemos entrar inmediatamente en la presencia de Dios, sino a condición de que hagamos la experiencia de un silencio interior y exterior. Por eso, hemos de adoptar como propósito especial el silencio de la mente, de los ojos y de la boca

El silencio de la boca nos enseñará muchísimas cosas: a hablar con Cristo; a estar alegres en los momentos de desolación; a descubrir muchas cosas prácticas para decir. En los momentos de desolación, Cristo habla por medio de los demás y en la meditación nos habla directamente. Además, el silencio nos asemeja mucho más a Cristo, puesto que Él siente amor especial por esa virtud.

El silencio de los ojos: Guardemos, entonces, el silencio de los ojos, el cual nos ayudará siempre a ver a Dios. Los ojos son como dos ventanas a través de las cuales Cristo y el mundo penetran en nuestro corazón. Muchísimas veces necesitamos un gran valor para tenerlos cerrados. Cuántas veces decimos: "Qué lástima no haber podido mirar aquello", quedamos entonces preocupados por no poder vencer el deseo de mirarlo todo.

El silencio de la mente y del corazón: la Virgen María "conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón". Este silencio la aproximó tanto al Señor, que nunca tuvo que arrepentirse de nada. Mira cual fue su comportamiento al ver la confusión de San José. Una palabra suya hubiera bastado para poner claridad en su mente; con todo, ella prefirió no decir nada y el propio Señor obró el milagro de rescatar su inocencia. ¡No podríamos encontrar un argumento mejor para convencernos de la necesidad de silencio! Creo que así el camino hacia una más profunda unión con Dios se hace clarísimo.

El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas. Necesitamos el silencio para poder acercarnos a las almas. Lo más importante no es aquello que decimos, sino aquello que Dios nos dice y lo que dice a través de nosotros. Jesús está siempre pronto a presentársenos en el silencio. En el silencio, nosotros lo escuchamos, Él habla a nuestro espíritu, y nosotros podemos escuchar su voz.


El silencio interior es sumamente difícil, pero tenemos que esforzarnos por pedirlo. En el silencio hallaremos una nueva energía y una genuina unión con Dios. Su fuerza será nuestra fuerza para poder cumplir bien nuestras tareas, y eso ocurrirá por la unión de nuestro pensamiento con el suyo, por la unión de nuestras acciones con sus acciones, por la unión de nuestra vida con su vida. Todas nuestras palabras serán por completo inútiles a menos que procedan de lo más íntimo de nosotros mismos. Las palabras que no procuran la luz de Cristo no hacen más que aumentar en nosotros la confusión.

Todo esto exigirá mucho sacrificio, pero si efectivamente intentamos orar y queremos sinceramente orar, hemos de estar prontos a hacerlo ahora mismo. Estos son sólo los primeros pasos hacia la plegaria, pero si nos decidimos a darlos con resolución, podremos llegar hasta el último grado: la presencia de Dios.

domingo, 3 de julio de 2016

MADRE TERESA DE CALCUTA: OCHO DÍAS DE FIESTA EN ROMA POR SU CANONIZACIÓN


Madre Teresa de Calcuta: Ocho "días de fiesta" en Roma por su canonización




ROMA, 01 Jul. 16 /  (ACI).- Las Misioneras de la Caridad han presentado el programa para la canonización de la Beata Madre Teresa de Calcuta que se realizará el 4 de septiembre en el Vaticano, y que contempla una serie de celebraciones litúrgicas y actividades durante los días previos y posteriores, como la posibilidad de los fieles de venerar las reliquias de la futura santa.

La canonización de la Madre Teresa, que se realizará en el contexto del Jubileo de la Misericordia, lleva por lema “Portadora del amor tierno y misericordioso de Dios”. En cuanto al programa, este va del 1 al 8 de septiembre.

El primer día, a las 9 a.m., se inaugurará la “Exposición de la vida, el espíritu y el mensaje de Madre Teresa” en la Universidad LUMSA. En la tarde, de 4:00 a 8:30 p.m. se realizará el “Festejo familiar con los pobres y para los pobres de las Misioneras de la Caridad” en el Auditorio Santa Cecilia.

El 2 de septiembre se celebrará Misas en diferentes idiomas en la Basílica Santa Anastasia de Roma. La Eucaristía en español será a las 10:30 a.m. y la presidirá el Arzobispo Emérito de Yucatán (México), Mons. Emilio Carlos Berlie. Después de cada Misa habrá oportunidad de venerar las reliquias de la Beata Teresa de Calcuta.

De 8:30 a 10:00 p.m. se realizará en la Basílica de San Juan de Letrán la Vigilia de Oración con Adoración Solemne, presidida por Vicario General del Papa para la Diócesis de Roma, Cardenal Agostino Vallini. El tema será “Irradiando la Luce di Cristo: Un Llamado a la Santidad”.


El sábado 3 a las 10:00 a.m. tendrá lugar la Catequesis del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Posteriormente, a las 5:00 p.m., la Basílica San Andrea della Valle será sede del evento Oración y Meditación Musical un Oratorio en honor de la Beata Teresa de Calcuta, seguida por la veneración de las reliquias de la Beata y la Santa Misa a las 7:00 p.m.

El domingo 4 de septiembre, día central, será la Misa de canonización de la fundadora de las Misioneras de la Caridad a las 10:00 a.m. en la Plaza San Pedro presidida por el Papa Francisco, quien luego al mediodía dirigirá el rezo del Ángelus.

Al día siguiente, lunes 5, se celebrará a las 10:00 a.m. en la Plaza de San Pedro la primera fiesta de Santa Teresa de Calcuta y la Misa de Acción de Gracias, que será presidida por el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin.

Por la tarde se realizará la veneración de las reliquias de la nueva santa en la Basílica de San Juan de Letrán de 4:00 a 6:30 p.m.

El martes 6 de septiembre los fieles tendrán nuevamente la oportunidad de venerar las reliquias en la Basílica de San Juan de Letrán de 7:00 a.m. a 6:30 p.m.

Finalmente, las reliquias serán trasladadas a la Iglesia de San Gregorio Magno al Celio para su veneración el 7 y 8 de septiembre de 9:00 a.m. a 6:00 p.m. Asimismo, los fieles podrán visitar el cuarto de la Madre Teresa en el Convento de San Gregorio de 8:30 am a 12:00 y de 4:10 p.m. a 7:00 p.m.

En su sitio web, las Misioneras de la Caridad señalan que “la canonización de la Madre Teresa nos invita a mirarla como a una heroína cristiana, un modelo sobresaliente de la vida cristiana”.

“Pero como nos dice el documento de Lumen Gentium del Concilio Vaticano II: ‘Veneramos la memoria de los santos del cielo por su ejemplaridad, pero más aún con el fin de que la unión de toda la Iglesia en el Espíritu se vigorice por el ejercicio de la caridad fraterna. Porque, así como la comunión cristiana entre los viadores nos acerca más a Cristo, así el consorcio con los santos nos une a Cristo, de quien, como de Fuente y Cabeza, dimana toda la gracia y la vida del mismo Pueblo de Dios’”.

Asimismo, destacaron que la canonización se realice durante el Jubileo de la Misericordia, “en particular durante la celebración del Jubileo de los trabajadores y voluntarios de la misericordia”.

“Todo el pontificado del Papa Francisco está marcado por la atención y el amor por los últimos, los más insignificantes y los extraviados, por los marginados, los que están en la periferia de la existencia humana -los más pobres de los pobres. Qué apropiado entonces, tener a la Madre Teresa para ser, incluso pudiéramos decir, ¡la santa de este Jubileo!”, expresaron.

Para más información, se puede ingresar al sitio http://motherteresa.org/espanol/layout.html

miércoles, 16 de marzo de 2016

CALCUTA, LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA



Calcuta, la "Ciudad de la Alegría"
Calcuta, la "tierra" de la Madre Teresa a quien el Papa Francisco canonizará el 4 de septiembre.





Por: Catalina Navarrete Castillo 


Calcuta,  conocida como “la Ciudad de la Alegría”, se encuentra ubicada en el este de la India, representa uno de los lugares con mayor posibilidad para ofrecer ayuda a los más necesitados a través del voluntariado de la Congregación de las Hermanas de la Caridad, fundada en 1950 por una monja de origen Albanés naturalizada India, Madre Teresa de Calcuta.
La misión de las misioneras es ayudar a enfermos mentales, niños abandonados, ex prostitutas, refugiados, leprosos, víctimas del sida convalecientes y ancianos. En Calcuta cuentan con 19 casas para acoger a niños huérfanos, enfermos de sida, una escuela de niños de la calle y una colonia de leprosos.
Cientos de voluntarios cuentan su experiencia espiritual y cómo les ha sensibilizado la necesidad de los más pobres y vulnerables. Como voluntarios empiezan el día a las 5 de la mañana con las oraciones y finalizan el día con la Adoración, el servicio se convierte en ver a Jesús en cada persona. Las tareas a realizar como voluntario es desde el servicio en lavandería, cocina, baños, comidas y medicamentos, hasta acompañar a las personas a tener una muerte digna.  El voluntariado es una ocasión para unir culturas, aunque existe afinidad natural según las diferencias nacionales y lingüísticas, los desafíos comunes incitan a los extranjeros a reunirse. Algunos de los voluntarios son profesionales de la salud, trabajadores sociales y una gran cantidad de estudiantes se encuentran atraídos para vivir la experiencia.
El voluntariado puede comprender un período de  una semana, un mes o más. Para ser voluntario sólo es necesario hacerse presente para ofrecer el servicio, no es necesario llamar o escribir a las hermanas anticipadamente, pero sí registrarse cómo voluntario antes de comenzar a trabajar en los centros.  Al llegar  reciben instrucción sobre el tratamiento de los mendigos, moribundos pobres,  los niños y los niños física y mentalmente discapacitados.  Los voluntarios pueden unirse a las oraciones de la comunidad, Misa a las 6:00 a.m., Hora Santa a las 18:30 el jueves y el domingo a las 18:00 hrs., Misa y bendición con la reliquia de la Madre Teresa) en la tumba de Madre Teresa el viernes, visita del Museo y de la Cámar de Madre Teresa: 8:00 a 12:00 y 15:00 a 17:30 hrs., En cuanto al alojamiento cada voluntario deberá organizar su propia estancia, existen algunos lugares más cercanos. Entre otros consejos para quienes desean ser voluntarios es tener las vacunas de fiebre tifoidea, hepatitis A y B, el tétanos y llevar consigo sus recetas de medicamentos.
Si visitas Calcuta podrás gozar de su patrimonio artístico como el  Kalighat un templo dedicado a la diosa patrona de la ciudad, Kali. El Victoria Memorial museo dedicado a la pintura en el que se encuentran óleos de gran tamaño en la Galería Real y  el Jardín botánico de Kokata.

MADRE TERESA DE CALCUTA SERÁ CANONIZADA EL 4 DE SEPTIEMBRE POR PAPA FRANCISCO EN ROMA


Papa Francisco canonizará a Madre Teresa de Calcuta el 4 de septiembre en Roma
Por Alvaro de Juana

 (ACI).- El Vaticano acaba de anunciar la fecha de canonización de la Madre Teresa de Calcuta, fundadora de la congregación de las Misioneras de la Caridad, para el próximo 4 de septiembre en Roma. El anuncio fue comunicado por la Santa Sede tras la celebración del consistorio público para la canonización de cinco beatos: José Sánchez del Río (México); el Cura Brochero (Argentina); Elizabeth Hesselblad (Suecia); Estanislao de Jesús y María (Polonia).

La Canonización de la conocida también como “Santa de los pobres” será uno de los eventos más destacados del Jubileo de la Misericordia. Según el calendario, el 4 de septiembre de 2016 se celebrará el “Jubileo de los voluntarios y operadores de la misericordia”, en memoria justamente de la Madre Teresa cuya fiesta es el 5 de septiembre, día en que murió en el año 1997.

El pasado 18 de diciembre el Vaticano anunció la aprobación del milagro atribuido a la Madre Teresa, la curación de un hombre brasileño que sufría de abscesos cerebrales.


La vida de la Madre Teresa

Agnes Gonxha Bojaxhiu nació el 26 de agosto 1910, en Skopje, Macedonia. Era la menor de tres hijos, asistió a un grupo de jóvenes dirigido por un sacerdote jesuita que la hizo considerar una vocación de servicio como monja misionera.

Se unió a las Hermanas de Loreto a los 17 años y fue enviada a Calcuta, donde enseñó en una escuela secundaria. Después de contraer tuberculosis, fue enviada a descansar en Darjeeling, y fue en medio de esa enfermedad cuando descubrió "una orden" de Dios para dejar el convento y vivir entre los pobres.

El Vaticano le concedió permiso para salir de las Hermanas de Loreto y vivir su nuevo llamado, bajo la dirección del Arzobispo de Calcuta.

La Madre Teresa comenzó a trabajar en los barrios pobres, enseñaba a los niños y asistía enfermos en sus hogares. Un año más tarde, algunos de sus exalumnos se le unieron y juntos se hicieron cargo de hombres, mujeres y niños que agonizaban en las calles.

En 1950, las Misioneras de la Caridad nacieron como una congregación de la Diócesis de Calcuta. En 1952, el gobierno les concedió una casa desde la cual continuaron su misión de servir a los pobres y olvidados de Calcuta.

La congregación creció rápidamente y de tener una sola casa para moribundos y pobres extremos, llegó a tener 500 casas en todo el mundo.

La Madre Teresa estableció albergues para prostitutas, mujeres maltratadas, orfanatos para niños pobres y hogares para víctimas del SIDA. Fue una férrea defensora de los no nacidos.

Murió el 5 de septiembre 1997, y fue beatificada sólo seis años más tarde por San Juan Pablo II 19 de octubre 2003.

domingo, 3 de enero de 2016

EL MILAGRO DE MADRE TERESA DE CALCUTA


El milagro de Madre Teresa
 Fecha: 19 de Diciembre de 2015


“Mi experiencia profesional me ha puesto más veces frente a eventos difícilmente explicables desde el punto de vista científico, pero lo que sucedió en 2008 a un ingeniero brasileño es realmente increíble…”

Así lo indica el profesor Carlo Jovine, perito oficial de la Congregación de las Causas de los Santos, neurólogo en el hospital san Juan Bautista de la Orden de Malta.

El profesor Jovine ha formado parte de la consulta médica encargada por el Vaticana para analizar, desde el punto de vista científico, la extraordinaria sanación de Marcilio Haddad Andrino, ingeniero mecánico nacido en Santos, cerca de San Pablo en Brasil.
En diciembre de 2008, con 35 años, el ingeniero Andrino fue ingresado de urgencia. Había enfermado de imprevisto y presentaba grandes trastornos en la esfera neurológica. Los exámenes especializados habían mostrado la presencia de ocho abscesos cerebrales. Es decir, la presencia de ocho puntos en los que se localizan áreas de infección en el cerebro.

Explica el profesor Jovina que el absceso cerebral es un área purulenta de origen bacterial o viral, que determina la destrucción de los tejidos y la producción de pus dentro del encéfalo.
Después del ingreso en urgencias, el TAC confirmó la gravedad de la patología. El paciente entró en coma y, después de algunos días, apareció también un hidrocéfalo obstructivo, es decir, una obstrucción de las vías del líquido cefalorraquídeo del cerebro, que determinó un cuadro de hipertensión endocraneal.
La situación era tan grave que el cirujano, el profesor Cabral, en presencia de un cuadro clínico en continuo deterioro, con el riesgo de muerte inminente, decidió someter al ingeniero a una intervención de urgencia.

Pero, a este punto, sucedieron una serie de eventos inexplicables.  El paciente, conducido a la sala de operaciones en coma, abrió los ojos, y, entre el estupor de los presentes, preguntó por qué se encontraba allí.

El profesor Cabral, recuperado del estupor y tras constatar la plena lucidez del paciente, decidió no operar y realizar un TAC del encéfalo para entender qué estaba pasando.  
El examen reveló una modificación radical del cuadro patológico preexistente, con la desaparición del hidrocéfalo y la reducción del 70 por ciento de los abscesos cerebrales.  

En pocos días las condiciones de Andrino mejoraron hasta tal punto que el profesor Cabral, constatando las perfectas condiciones clínicas y neurológicas, decidió dar de alta al paciente certificando la ausencia de cualquier rastro de alteraciones precedentes. No había rastro ni de abscesos cerebrales ni del hidrocéfalo.  
Pero la cosa más sorprendente era que el paciente no presentaba ninguna secuela de la grave patología que había padecido. En el paso de pocos días --del 13 de diciembre, fecha de la operación prevista, al 23 de diciembre, día en el que fue dado de alta-- el ingeniero Andrino estaba sanado de forma definitiva y total.

Marcilio Haddad Andrino actualmente conduce, trabaja, tiene dos hijas, es totalmente autónomo y, sobre todo, no presenta consecuencias negativas de ningún tipo. Una sanación que, en relación con la gravedad, el desarrollo y las graves complicaciones asociadas, se resuelve de forma inexplicable del proceso natural de la enfermedad, así como para el conocimiento de la ciencia médica.
Es necesario subrayar que, también en el hipotético caso de una eventual sanación, hubiera necesitado una intervención quirúrgica, una recuperación lenta y hubiera dejado consecuencias. Sin embargo, la sanación se manifestó espontáneamente sin ninguna intervención médica.

“No hay precedentes --explica Jovine--, de un solo absceso cerebral se puede sanar, pero con ocho abscesos cerebrales y un hidrocéfalo agudo, el porcentaje de las muertes es prácticamente del 100 por ciento. De esta concatenación de hechos y de exámenes clínicos, especialistas y periciales, es necesario concluir que nos encontramos frente a un evento científicamente inexplicable, sucedido de forma decisiva, instantánea, duradero y total. Y esto, para la Iglesia, equivale a decir milagro”.

Un milagro que, por la modalidad con las que se manifestó, reconduce a la intercesión de Madre Teresa, la célebre religiosa albanesa protectora de los últimos que vivió y murió con olor a santidad, confirmando, con su vida ejemplar, el “voxpopuli” que, ya en vida, la quería santa.

Pero, ¿qué tiene que ver la Madre Teresa con la sanación inexplicable de Marcilio Haddad Andrino? La mujer del ingeniero brasileño se llama Fernanda y, precisamente mientras las condiciones de su marido empeoraban dramáticamente, se dirigió al padre Elmiran Ferreira, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de Aparecida, San Vicente.

El párroco tenía intención de celebrar una misa de conmemoración con las Misioneras de Madre Teresa. Padre Ferreira escuchó lo sucedido y trató de consolar a Fernanda. La entregó un librito de novenas y le dijo que continuara rezando pidiendo la intercesión de la beata Madre Teresa.

La situación se estaba precipitando. Así, la tarde antes de la intervención quirúrgica, el padre Ferreira fue al hospital junto con Fernanda.

El párroco recitó las oraciones y administró el sacramento de la extremaunción. Después de eso, junto con Fernanda, puso junto a la cabeza de Marcilio un santo y una reliquia de Madre Teresa. Poco después se manifestó la sanación.

El prof. Jovina subraya que, aunque él sea creyente, cuando realiza encargos periciales de esta delicadeza y responsabilidad, tiende deliberadamente a despejar todo tipo de sugestión para concentrarse exclusivamente sobre la objetividad científica del caso a examen.

Así fue en 2011, cuando analizó la sanación de sor Normand que estuvo en el origen de la beatificación de Karol Wojtyla, y así ha sido hoy para la sanación del ingeniero Andrino, de la que surgirá la canonización de Madre Teresa.

Y la conclusión es que la objetividad del análisis, basado en evidencias médicas y documentadas, confirma que la sanación del ingeniero Andrino resulta absolutamente inexplicable desde el punto de vista científico.

Estamos en presencia, por tanto, de un evento increíble, que ha dado una prueba ulterior para la santidad de la Madre Teresa. En base a estas circunstancias, el papa Francisco ha reconocido la existencia del milagro, dando vía libre a la canonización de la monja albanesa.

domingo, 20 de diciembre de 2015

TERESA DE CALCUTA, UNA SANTA DEL PUEBLO


Teresa de Calcuta, una santa del pueblo
Así era la madre Teresa de Calcuta, no tenía miedo de nada y no daba marcha atrás fácilmente 


Por: Cardenal Carlo Maria Martini | Fuente: El Observador 432 




Un día cualquiera de los años 80 apareció sobre mi mesa de trabajo un mensaje. Lo enviaba la madre Teresa de Calcuta. Decía simplemente lo siguiente: «Mañana mis hermanas llegan a Milán». Eso era todo. Sin preparativo ni presentación previa alguna. Y eso que se habían barajado varias hipótesis sobre la llegada de las Misioneras de la Caridad a Milán. Pero ella había decidido que al día siguiente sus hermanas comenzarían a trabajar en la ciudad. Y así lo hicieron.

Llegaron las hermanas y lo único que traían era un pequeño sagrario que les había dado personalmente la madre Teresa, diciéndoles: «Esto es lo más importante». Para todo lo demás la gente proveerá. Y de hecho, la gente se lanzó inmediatamente a ayudar a las pequeñas monjitas de sari blanco y azul que se ocupaban de los más abandonados.

Así era la madre Teresa. Cuando había tomado una decisión la llevaba adelante de una manera fulminante y segura. No tenía miedo de nada. Y no daba marcha atrás fácilmente porque sabía que todo lo que hacía estaba inspirado por una absoluta gratuidad, mirando sólo al bien de los más pobres. Recuerdo otra anécdota. Me encontraba en un país del África central en el que reinaba una dictadura. Varios sacerdotes habían sido encarcelados. Las actividades de los misioneros estaban vigiladas y habían sido reducidas a su mínima expresión. Imposible acercarse al presidente de la república, que parecía encerrado en una torre de marfil. A duras penas conseguí hablar con un ministro para subrayar la injusticia de la situación. Supe después que esos mismos días había llegado la madre Teresa en un pequeño avión. E inmediatamente había conseguido audiencia con el presidente para exponerle sus planes y su voluntad. Cuando se trataba del bien de sus pobres no se arrugaba ante nadie y sabía enfrentarse con desenvoltura a las más altas instancias.

Admiraba en ella su capacidad de saberse dedicar a fondo a su causa y, al mismo tiempo, saberse limitada en sus objetivos. Era consciente de que no podía solucionarlo todo: tenía que optar y ella tenía muy claras sus opciones.

En los años 70, recuerdo que participé en unas discusiones en Roma con varias personas de su entorno, que habrían querido ampliar el campo de su actividad, sobre todo en Europa, iniciándose en los problemas de la recuperación social de las personas marginadas a través de programas culturales de reinserción social. Pero la madre Teresa se mantuvo siempre firme en sus posiciones.



Pensaba que a ella y a los que con ella trabajasen les tocaba ocuparse inmediatamente de los más desgraciados, de los más miserables, dejando a otros el cuidado de llevar adelante otros programas. Decía: «Nosotras no somos asistentas sociales». Apreciaba cualquier programa social, pero pensaba que su parte era la de la caridad que se inclina hacia el moribundo abandonado y hacia el hambriento sin techo.

Su vocación era socorrer a personas y situaciones que otros consideraban irrecuperables. Jamás la vi dudar sobre este punto. Tenía muy claro que cada cual tiene su propia misión y ella sabía perfectamente cuál era la suya. Esta resolución suya se fundamentaba en un maridaje fascinante, en su extraordinaria dulzura, ternura y humildad. Sabía hablar a las grandes multitudes, manteniendo siempre la compostura, tranquila y serena, como si estuviese participando en una conversación familiar.

Recuerdo que una vez escuché de sus labios, grabado en un magnetofón, un mensaje que debía proclamarse ante 80 mil personas en un estadio. Había prometido asistir en persona, pero se había puesto enferma en el último momento. Hablaba con tranquilidad, con dulzura, sin preocuparse de hacer un gran discurso a la multitud. Decía sencillamente las cosas que le salían del alma. Por eso la gente la entendía y la consideraba creíble.

¿Tenía algún secreto la madre Teresa? Claro que sí, tenía un secreto que nunca guardaba para sí: era su capacidad de ver en el rostro del más pobre y abandonado el rostro del Señor Jesús. Y toda su labor estaba sostenida por una oración intensa y por un constante deseo de santidad. Ésta era la exhortación con la que firmaba todas sus cartas a los amigos: «Be holy», sé santo. Quería que sus hermanas participasen de su ardor espiritual. Y en cuanto a los numerosísimos laicos colaboradores, no necesitaba hacerles grandes discursos. Sabía que poniéndoles en contacto con los más pobres y haciéndoles trabajar al lado de sus hermanas pronto comprenderían al menos algo de su secreto.

Me parece que hay en su figura algunas afinidades con la del papa Juan XXIII. Ambos eran sencillos y espontáneos. Ambos eran capaces de hacerse entender por cualquiera y sin necesidad de pronunciar muchas palabras.

Además, desde la diversidad de sus roles, han hecho surgir un retrato de hombre y de mujer cristianos plenamente creíbles, incluso para poder ser aceptados por todos, superando cualquier limitación cultural o religiosa.

Incluso por lo que respecta al papel de la mujer en la sociedad, la madre Teresa no se perdía en discursos abstractos. Conocía muchas situaciones dramáticas y hacía todo lo posible para remediarlas y para hacer crecer una conciencia nueva sobre la dignidad femenina. Y lo hacía sobre todo, con su ejemplo. Mostraba, con su delicadeza y ternura hacia los más débiles y con su firmeza ante los poderosos, cuánta fuerza hay en el corazón de una mujer y cuánta dignidad se encierra en una conciencia totalmente dedicada a un gran ideal.

sábado, 19 de diciembre de 2015

12 COSAS QUE TAL VEZ NO SABÍAS DE MADRE TERESA DE CALCUTA


12 cosas que tal vez no sabías de Madre Teresa de Calcuta
Por Abel Camasca




 (ACI).- Tras el anuncio oficial de la aprobación del milagro que se realizó por intercesión de la Madre Teresa de Calcuta y con el que próximamente podrá ser declarada Santa, presentamos 12 aspectos que tal vez no sabías de esta gran mujer que con su servicio en los más pobres mostró la gran misericordia de Dios.

1. Nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, actual Macedonia, que en ese entonces formaba parte de a Albania. Fue bautizada con el nombre de Gonxha, que en albanés significa “capullo de rosa o pequeña flor”, y de Agnes, que español es el nombre Inés.

2. Hizo su primera comunión con cinco años y fue confirmada a los seis. A los ocho murió su padre y su familia pasó por un periodo de estrechez económica. Recibió una sólida formación cristiana en casa y en la Parroquia jesuita del Sagrado Corazón de Jesús.

3. A los 18 años dejó su hogar para ir a Irlanda e ingresó en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, más conocida como Hermanas de Loreto. Tomó el nombre de Teresa en honor a Santa Teresa de Lisieux, Patrona de las misiones y Doctora de la Iglesia.

4.  Llegó a Calcuta un 6 de enero de 1929, fiesta de la Epifanía o bajada de reyes. El 24 de mayo de 1937, fiesta de María Auxiliadora, realizó su profesión perpetua convirtiéndose entonces, como ella misma dijo, en “esposa de Jesús” para “toda la eternidad”.



5. Estuvo muchos años en la Congregación de las Hermanas de Loreto dedicándose a la enseñanza. El 10 de septiembre de 1946, en un viaje para ir a su retiro anual, recibió lo que denominó la “llamada dentro de la llamada” en la que una sed de amor y almas se apoderó de su corazón.

6. Mediante locuciones y visiones, Jesús le fue mostrando la nueva misión a la que la llamaba. “Ven y sé mi luz”, le suplicó el Señor. Cristo le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos.

7. La Madre Teresa dejó el convento de las Hermanas de Loreto y vestida con el sari blanco orlado de azul se introdujo en el mundo de los más necesitados. Recibió un curso de medicina con las Hermanas Médicas Misioneras y encontró alojamiento temporal con las Hermanitas de los Pobres.

8. Comenzaba su día con la Eucaristía y salía de casa con el rosario en la mano para servir al Señor en los más pobres. Un 7 de octubre de 1950, fiesta de Nuestra Señora del Rosario, se estableció oficialmente la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad.

9. En los años sesenta, la Madre Teresa empezó a enviar a sus hermanas a diversas partes de la India y la primera obra que abrió fuera de ese país se estableció en Venezuela. Luego se expandieron a demás continentes, incluso en países comunistas como la antigua Unión Soviética y Cuba.

10. La Madre Teresa también fundó a los Hermanos Misioneros de la Caridad, la rama contemplativa de las Hermanas, los Hermanos Contemplativos, los Padres Misioneros de la Caridad, los Colaboradores de Madre Teresa y los Colaboradores Enfermos y Sufrientes. Asimismo inició el Movimiento Sacerdotal Corpus Christi.

11. En su vida interior experimentó un profundo, doloroso y constante sentimiento de separación de Dios, incluso de sentirse rechazada por Él, unido a un deseo creciente de su amor. Ella llamó “oscuridad” a esta experiencia interior que comenzó más o menos al inicio de su servicio a los pobres y que continuó hasta el final de su vida.

12. La Madre Teresa y San Juan Pablo II fueron grandes amigos y se reunieron en varias oportunidades. El mismo Santo permitió la apertura de su causa de canonización y la beatificó un 19 de octubre de 2003, día en que se celebró la Jornada Mundial de las Misiones.

viernes, 18 de diciembre de 2015

VATICANO HIZO ANUNCIO OFICIAL: LA MADRE TERESA DE CALCUTA SERÁ DECLARADA SANTA


Vaticano hizo anuncio oficial: La Madre Teresa de Calcuta será declarada santa
Por Elise Harris


VATICANO, 18 Dic.  (ACI).- Después de meses de espera, el milagro que permitirá la canonización de la Beata Madre Teresa de Calcuta fue oficialmente aprobado por el Vaticano. La querida religiosa será declarada santa y solo se aguarda la fecha de la ceremonia.

Los rumores sobre la canonización circulan desde hace meses. Sin embargo, el Vaticano hizo el anuncio oficial en un comunicado hoy 18 de diciembre, junto con el reconocimiento de las virtudes heroicas del Padre Giuseppe Ambrosoli de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús, dándole el título de Venerable.

Hace apenas unos días, Francisco se reunió con el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, para avanzar en varias causas de canonización. Sostuvo una nueva audiencia privada en su cumpleaños, ayer, 17 de diciembre.

En la reunión de ayer, el Papa aprobó el milagro atribuido a la Madre Teresa, la curación de un hombre brasileño inexplicablemente curada de abscesos cerebrales.

Aunque no hay planes oficiales, el Cardenal Amato ha sugerido anteriormente que el 4 de septiembre 2016 - que está siendo considerado como un día de jubileo para los trabajadores y voluntarios de la misericordia - sería la posible fecha de canonización, cerca del 5 de septiembre, fiesta de la Madre y aniversario de su muerte.



En septiembre, el Padre Caetano Rizzi, quien trabaja en la Congregación del Vaticano para los santos, dijo a ACI Prensa que el Papa estaba interesado en canonizar a la Madre Teresa durante el Año Santo de la Misericordia, que va desde el 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016.

En la reunión de 17 de diciembre con el Cardenal Amato, Francisco aprobó también las virtudes heroicas del Padre Adolfo del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, así como del P. Enrico Hahn.

Su vida

Agnes Gonxha Bojaxhiu nació el 26 de agosto 1910, en Skopje, Macedonia. Era la menor de tres hijos, asistió a un grupo de jóvenes dirigido por un sacerdote jesuita que la hizo considerar una vocación de servicio como monja misionera.

Se unió a las Hermanas de Loreto a los 17 años y fue enviada a Calcuta, donde enseñó en una escuela secundaria. Después de contraer tuberculosis, fue enviada a descansar en Darjeeling, y fue en medio de esa enfermedad cuando descubrió "una orden" de Dios para dejar el convento y vivir entre los pobres.

El Vaticano le concedió permiso para salir de las Hermanas de Loreto y vivir su nuevo llamado, bajo la dirección del Arzobispo de Calcuta.

La Madre Teresa comenzó a trabajar en los barrios pobres, enseñaba a los niños y asistía enfermos en sus hogares. Un año más tarde, algunos de sus exalumnos se le unieron y juntos se hicieron cargo de hombres, mujeres y niños que agonizaban en las calles.

En 1950, las Misioneras de la Caridad nacieron como una congregación de la Diócesis de Calcuta. En 1952, el gobierno les concedió una casa desde la cual continuaron su misión de servir a los pobres y olvidados de Calcuta.

La congregación creció rápidamente y de tener una sola casa para moribundos y pobres extremos, llegó a tener 500 casas en todo el mundo.

La Madre Teresa estableció albergues para prostitutas, mujeres maltratadas, orfanatos para niños pobres y hogares para víctimas del SIDA. Fue una férrea defensora de los no nacidos.

Murió el 5 de septiembre 1997, y fue beatificada sólo seis años más tarde por San Juan Pablo II 19 de octubre 2003.

sábado, 12 de septiembre de 2015

MILAGRO EN BRASIL PERMITIRÍA CANONIZACIÓN DE MADRE TERESA DE CALCUTA


Milagro en Brasil permitiría canonización de Madre Teresa en el Año de la Misericordia
Por Natalia Zimbrao
Beata Madre Teresa de Calculta. Foto: L'Osservatore Romano







SAO PAULO, 11 Sep. 15 / 10:17 am (ACI/EWTN Noticias).- El caso de un hombre curado de forma inexplicable en la ciudad de Santos en el estado de Sao Paulo (Brasil) y que ahora está bajo estudio en el Vaticano, podría ser el milagro que llevaría a la canonización de la Beata Madre Teresa de Calcuta.

El Papa Francisco ha expresado su deseo de canonizar a la Madre Teresa durante el Año de la Misericordia que se iniciará el 8 de diciembre como una “señal de misericordia para el mundo” en el servicio a los pobres.

En declaraciones a ACI Prensa el 10 de septiembre, el Padre Caetano Rizzi, Promotor de justicia en el proceso local, explicó que “el Papa desea en este Jubileo beatificar y canonizar a hombres y mujeres que sean señal de misericordia para el mundo y la Madre Teresa es un modelo, por eso hay cierta prisa para avanzar en su proceso”.

El posible milagro que llevaría a la Madre Teresa a la canonización se dio en el año 2008. Un hombre, cuya identidad no ha sido divulgada para mantener la discreción necesaria de estos casos hasta que concluya la investigación, se curó de manera inexplicable de ocho abscesos que tenía en el cerebro y que debía ser operado por ello.

En el diario de Santos, Presença Diocesana, el P. Elmiram Ferreira, explicó que acompañaba a la familia en esa época: “vi el dolor y el sufrimiento de todos ellos porque él estaba iniciando una vida nueva (estaba recién casado) y la dolencia retardaba muchos sueños. Yo le tenía mucha fe a la gran Madre Teresa y siempre rezo la Santa Misa en la Casa de las hermanas Misioneras de la Caridad en Santos. La manera como ella enfrentaba el dolor, el sufrimiento del mismo Cristo me inspiraba a entender también el sufrimiento de aquella familia”, relató.

El sacerdote les dio una oración para pedir la intercesión de la Beata para que todos la rezaran intensamente. “La Madre Teresa se convirtió en el consuelo y aliento en aquella larga jornada. Así, cuando se verificó la completa recuperación de la salud que los médicos no podían explicar, entendí que allí estaba la mano de la Bienaventurada”, afirmó.

El presbítero le contó lo ocurrido a la superiora de las Misioneras de la Caridad en la diócesis de Santos.

“El médico que cuidó al hombre en Santos fue el mismo que cuidó del Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud en 2013, y él le contó el caso al Pontífice. Su Santidad expresó el deseo de estudiar mejor el caso y por ello los encargados de Roma vinieron a Santos”, cuenta el P. Ferreira.

Entre los días 19 y 26 de junio se dio en Santos esta fase del proceso de investigación en el que estuvieron presentes el postulador de la Causa de Canonización de la Madre Teresa, el P. Brian Kolodiejchuk; el delegado episcopal vaticano para el tribunal local, Mons. Robert Sarno; y el P. Caetano Rizzi.

En mayo de este año el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, dijo que “no existe una fecha oficial para la canonización pero puedo decir que la Congregación para las Causas de los Santos está estudiando esta causa”.

El posible milagro debe pasar por una junta de médicos en ese dicasterio del Vaticano y luego por un consejo teológico. De ser aprobado pasa luego para la aprobación del Papa.

“Yo la conocí en 1980 o 1981, cuando fui a una ponencia en Anhembi (São Paulo) sobre el valor de la vida. La Madre Teresa defendió la vida desde la concepción hasta el fin natural. Para mí ella era una ‘santa en vida”, dijo el P. Rizzi a ACI Prensa

Según el calendario del Jubileo o Año Santo de la Misericordia, el 4 de septiembre de 2016 se celebrará el “Jubileo de los voluntarios y operadores de la misericordia”, en memoria justamente de la Madre Teresa cuya fiesta es el 5 de septiembre.

lunes, 7 de septiembre de 2015

SACERDOTE NARRA LA INTENSA EXPERIENCIA DE HABER SIDO CHOFER DE MADRE TERESA DE CALCUTA EN LIMA, PERÚ


Madre Teresa: Sacerdote narra la intensa experiencia de haber sido su chofer
Foto: Twitter del P. Jaime Baertl SCV





Lima, 05 Sep. 15 / 04:22 am (ACI).- En 1989 se llevó a cabo en el puerto del Callao (Perú) un “Congreso Internacional sobre la Reconciliación en el pensamiento del Papa Juan Pablo II” y los organizadores invitaron a Madre Teresa para que diera dos conferencias: una a los participantes en el Congreso y otra en un pueblo joven frente a gente muy humilde.

El P. Jaime Baertl, sacerdote sodálite, era el Secretario General de dicho evento y tuvo la responsabilidad de hacer las gestiones para que la Beata participara del mismo. Sin embargo, dos meses antes del Congreso, Madre Teresa sufrió una deficiencia cardiaca y le pusieron un marcapaso por lo que les comunicaron que la religiosa no podría asistir.

“Como era de suma importancia su presencia por el grave problema de la teología marxista de la liberación, los obispos consideraban, que si era posible y esto no afectaba su salud, había que insistirle”, contó el P. Jaime Baertl a ACI Prensa.

Es así que el presbítero habló con Madre Teresa y le pidió en nombre del Santo Padre que si no afectaba su salud, que por favor estuviera en el Congreso Internacional.

“Al escuchar que eran deseos del Santo Padre no dudó en decir que venía aunque estuviese muerta. Me mostraba –señaló P. Baertl– su obediencia absoluta al Santo Padre incluso aunque esto fuera contra sí misma. Muy edificante”.


Cuando Madre Teresa arribó al Perú, el sacerdote del Sodalicio de Vida Cristiana, un instituto de vida consagrada fundado en el Perú,  tuvo el honor de ser su chofer durante los días de su visita.

“El día de su llegada la recogí en el aeropuerto en la escalinata del avión. El auto estaba a unos 50 metros del avión. Muchos periodistas y personal del aeropuerto estaban ahí y no dejaban avanzar a la Madre. Fue muy complicado llegar al auto”, narró el sacerdote.

Ya en el carro, la religiosa miró hacia el asiento de atrás y preguntó a la superiora de su congregación en Lima por “la bolsa”. La hermana sin entender muy bien le enseñó una bolsa, pero Madre Teresa replicó: “no, la otra”.

“No entendíamos –comentó el P. Baertl–. Cuando se explicó bien se refería a que le habían dado en el avión la comida que había quedado pues la había pedido para sus pobres”.

“Las azafatas no querían entregarle esa comida por regulaciones, pero ella nunca se quedaba conforme, ni quieta y las convenció a que le dieran la comida para sus pobres. Subí al avión y recogí ‘la bolsa’. Cuando llegué al auto me tomó la mano y con una mirada tierna me agradeció”.

Al día siguiente el P. Baertl fue a recogerla a la casa de las Hermanas de la Caridad en una zona muy pobre y peligrosa, en medio de un mercado en el distrito de la Victoria. Allí las religiosas acogen a ancianos pobres, abandonados, indigentes y personas con discapacidad.

“Tan pronto salimos me hizo detener el auto, miro a un lado y al otro y al ver la pobreza, tanto material como moral de la zona, dijo: ‘estamos en el lugar correcto’”.

Otro día estaban en el Callao en una zona muy pobre, de igual manera le pidió detener el carro. Al ver la miseria y la pobreza, la Madre Teresa le preguntó a la hermana que iba con ella si estaban trabajando en esa zona. La hermana respondió que no y ella le pidió que hablara con el Obispo del Callao para que pudieran trabajar ahí. De esta manera “mostraba su interés por estar entre los más pobres de los pobres”, afirmó el sacerdote.

“En las mañanas, cuando la recogía de la casa de las hermanas acá en Lima, siempre la encontraba sirviendo personalmente a alguien, a alguno de los marginados y abandonados que habían recogido y traído a casa. Por ser ella y por su edad podría haberse abstenido de hacer labores duras de limpiar a un enfermo o dar de comer o lo que fuese, pero no era así: ella estaba sirviendo como una más”.

Durante las conversaciones que mantuvo esos días con Madre Teresa, el P. Baertl descubrió a “una religiosa normal como sus demás hermanas”, pero lo que más le impresionó de ella fue su “sobriedad de vida en todo sentido, el que tenía una fe muy grande, convicciones profundas, amor a los pobres y capaz de hacer cualquier cosa por ellos, obediencia a la Iglesia y al Santo Padre”.


Han pasado 26 años desde que este sacerdote sirviera como chofer de la Beata, y aún la recuerda con mucho cariño. Lo que más admiraba en ella, comenta, es su “olvido de sí misma”.

“Ella no importaba. No es que no se tuviera un recto amor a sí misma, sino que lo que para ella importaba era la misión y su convicción de que el amor es capaz de todo. Este tema del amor al Señor, y por Él, del amor a los demás era una santa obsesión que me impresionó mucho”.

“Estoy convencido de la actualidad de su persona y del testimonio que daba, de lo que ella transmitía con su absoluta sobriedad personal; más aún, en una cultura del narcisismo y del amor propio, del individualismo y de la autosatisfacción al extremo, ella mostraba, con fuerza interior, que todo es basura frente a Jesucristo como diría San Pablo”, concluyó el P. Baertl, el primer sacerdote sodálite.

domingo, 6 de septiembre de 2015

FRASES DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA


Frases de Teresa de Calcuta



De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús.

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.

El amor, para que sea auténtico, debe costarnos.

Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él.

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite.

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

Nuestra tarea consiste en animar a cristianos y no cristianos a realizar obras de amor. Y cada obra de amor, hecha de todo corazón, acerca a las personas a Dios.

El aborto es un homicidio en el vientre de la madre. Una criatura es un regalo de Dios. Si no quieren a los niños, dénmelos a mí.

No hay mayor pobreza que la soledad.

Muchas veces basta una palabra, una mirada, para llenar el corazón de un niño.

Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero nunca te detengas!

Que Dios te recompense en amor todo el amor que hayas dado y toda la alegría y paz que hayas sembrado a tu alrededor, en todas partes del mundo.
Lo importante no es cuanto hacemos, sino cuanto amor, cuanta honestidad y cuanta fe ponemos en lo que hacemos.

No hay una gran diferencia en la realidad de un país o de otro, porque son siempre personas las que encontramos en todas partes. Pueden verse diferentes o llevar otros trajes, tener una educación o posición distinta. Pero todas son iguales. Son personas a quienes amar. Todas están hambrientas de amor.

Haz las cosas pequeñas con gran amor.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida Detrás de cada logro, hay otro desafío. Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas.

La vida sin amor no vale nada; la justicia sin amor te hace duro, la inteligencia sin amor te hace cruel, la amabilidad sin amor te hace hipócrita, la fe sin amor te hace fanático.

Sed bondadosos, generosos, comprensivos. Que todos los que se acerquen a vosotros sean mejores y más felices. Sed la expresión viva de la bondad de Dios:

Bondad en la cara, bondad en los ojos, bondad en la sonrisa, bondad en vuestro saludo, cordial y afectuoso.

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que tenga necesidad de alimento.
Cuando tenga sed, mándame a alguien que necesite de bebida.
Cuando tenga frío, mándame a alguien para que lo abrigue.
Cuando tenga un disgusto, ofréceme alguien para que lo consuele.
Cuando mi cruz se vuelva pesada, hazme compartir la cruz de otro.
Cuando me sienta pobre, condúceme hasta alguien que esté necesitado.
Cuando tenga tiempo, dame alguien a quien pueda ayudar unos momentos.
Cuando me sienta humillado, haz que tenga a alguien a quien alabar.
Cuando esté desanimado, mándame a alguien a quien dar ánimos.
Cuando sienta necesidad de comprensión de otros, mándame a alguien que necesite de la mía.
Cuando necesite que se ocupen de mí, mándame a alguien de quien tenga que ocuparme.
Cuando pienso sólo en mí mismo, atrae mi atención sobre otra persona.
Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que, en todo el mundo,
viven y mueren pobres y hambrientos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...